La trampa del poder para la causa de la despenalización del aborto

Categoría: Guarureando |

Jeudiel Martínez

El performance de la “discusión” sobre la legalización del aborto ante la AN es un muy buen ejemplo de la relación del chavismo con las luchas concretas: primero desmovilizar, luego destripar, reducir a una imitación, la verdad no creo que muchas feministas hayan entendido bien lo que pasó. Aunque en el gran esquema de las cosas fue algo bastante secundario pensemos eso un poco porque deja varias lecciones.

-En principio el feminismo oficialista trató de chantajearlas con el argumento de que todas se unieran por “La causa”, se mencionó la lucha en Argentina (que es una lucha real y desde las bases) como argumento para unificar a las feministas -por supuesto bajo la tutela del gobierno y representadas por el feminismo burocrático.

-Todo el mundo quedó sorprendido con eso…la mayoria no cayeron en el chantaje de siempre, “unámonos contra el enemigo” , chantaje doblemente absurdo porque el enemigo de la despenalización del aborto en Vzla es el chavismo…pero se sintieron obligadas a defender la causa y acompañar…

-Ahí estaba el problema: en el pensamiento binario. Las feministas (que en un 90% son universitarias) pensaron que la alternativa era defender la despenalización o atacarla…craso error: ahora el conflicto era ternario: 1. proyecto de despenalización 2. opocisión a la despenalización 3. Explotación propagandística de la despenalización.

-Manejar ese asunto era muy sencillo, pero la cultura feminista es binaria y la abrumadora mayoria cayó en la trampa de solo defender La Causa -que es sagrada- y no de evitar su cooptación por el Estado. Era inevitable: hay un entrenamiento, un condicionamiento, toda una experiencia vital que condiciona a la solidaridad automática.

-De hecho no bastaba con hacerle propaganda a la despenalización y defenderla contra las objeciones -ciertamente estúpidas y reaccionarias- de la mayoria que se opone a eso….habrían tenido que saber defenderla pero en un contexto concreto y condenando lo que estaba haciendo el oficialismo…”acompañar” o “solidarizarse” no servía y no bastaba en ese caso.

-La razón: la emergencia obstetrica que está envuelta en la emergencia hospitalaria: para la gente común la propuesta estaba completamente jalada de los pelos y cualquiera podia darse cuenta que solo se hizo por propaganda: no era posible hablar del aborto sin hablar de la emergencia hospitalaria y del intento del chavismo de hacerse propaganda luego de vetar esa discusión por décadas. Incluso si hubiera sido en serio habría sido un disparate intentar aplicarla en medio de hospitales colapsados.

-Aunque algunas entendieron bien esto, la mayoria se decidió a defender esa reivindicación sacándola de su contexto: el razonamiento parece que es que eso habría dar una excusa más contra la despenalización del aborto, pero era al revés: era la supuesta discusión la que estaba creando más obstáculos.

-Es que la cosa es muy simple: no existe “La Causa” que es genérica, que es intocable y que hay que defender siempre: lo que hay son luchas y la lucha en este caso era no solo contra la negativa a despenalizar el aborto sino contra su cooptación por el feminismo oficialista. Es una lucha que, en estas condiciones concretas, es tambien contra la crisis hospitalaria y no se puede sacar de ese contexto. Además, aquí no puede invocarse ningún pragmatismo: el chavismo ni piensa legalizarlo ni tiene como hacerlo en medio del colapso hospitalario.

-El resultado es previsible: El feminismo “blanco y propietario”, enchufado y oficialista de Ciudad Tiuna y el Este de Caracas se tomó la representación de todas las feministas de la misma forma que el feminismo realmente existente, como fenómeno de la cultura universitaria, ya se tomó la de las demás mujeres. Todo fue como se esperaba: una entrevista muy sumisa, una mención de la crisis hospitalaria para no quedar mal, se tomó la foto de rigor y listo: el chavismo profesional hizo su tarea una vez más.

-Por otro lado la resistencia reaccionaria a la despenalización se activó más que nunca sin que, en contrapartida, se haya avanzado nada.

-En pequeña escala aqui pasó lo mismo que con el “socialismo” y la “comuna”: en cuanto La Causa es invocada y se usan las consignas, palabras y colores adecuados se desmoviliza a la izquierda que queda atrapada en el chantaje y en la trampa de no poder estar en contra de eso aún cuando se trate de imitaciones o malos simulacros.

-En el contexto de la cultura de izquierda esto pasará una y otra vez: la lucha queda reducida a un procedimiento ritualizado, un cliché, que es La Causa. No se puede hacer la lucha sin librarla de La Causa. Lo que pasa en paises como Argentina, donde el feminismo es terriblemente dogmático y binario es que, sea como sea, la lucha siempre va más allá de La Causa, siempre la excede y por eso más allá de los sectarismos, la victimización, los clichés agotadores siempre pasa algo.

-No es por que repitan consignitas y frasecitas o porque se victimicen que en Argentina que hay gente que siente la necesidad de linchar a las activistas por la despenalización o justificar el asesinato de muchachas: es que más allá del folclore patético, del kitsch de izquierda hay algo real que es la lucha y eso es lo único que importa. Esa lucha es la que genera odio y resentimiento, es lo que amenaza, lo que desespera a la gente reaccionaria. No el patético kitchs de los grupúsculos. Esos nunca han cambiado nada.

-En Venezuela el chavismo ha sido extremadamente exitoso en hacer imposible la lucha, la diferencia politica. Pero solo lo ha sido en la medida en que ha reclutado, subsumido, absorbido a la cultura politica de la izquierda, a su kitsch, a su folclore…sin romper con eso, de alguna manera, no es posible iniciar ninguna lucha….

 
laguarura.info, colectivo de usuarios
Grupo de Facebook · 1052 miembros
Unirte al grupo
laguarura.info Medio digital de la Organización Indígena Intercultural Wainjirawa y del Encuentro por una Integración Abyayala Desde Abajo, espacio d...
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *