Negativa de León Moraria firmar documento de apoyo al Gobierno venezolano

Categoría: Guarureando |
Foto: "ni el humito" de Alejandro Vásquez

Foto: “ni el humito” de Alejandro Vásquez

Leon Moraria comparte con nosotros la respuesta que envió a los chavistas internacionales que le pidieron suscribir el documento de la “Red de Intelectuales y Artistas por la Humanidad” en apoyo a la represión del Estado venezolano. 

Ana Esther: Lamento no poder acompañarla en la firma de este documento inspirado en el supuesto que en Venezuela hay una revolución socialista, lo cual es falso de toda falsedad.

En Venezuela hay un gobierno militar inspirado en el nacional socialimo hitleriano, producto de la difícil coyuntura ecónomica y social que tuvo su expresión en el “caracazo” (27 de febrero de 1989).

Debemos recordar que Hitler surge de la crisis en Alemania,  por similares razones, finalizada la  Primera Guerra Mundial, “Tratado de Versalles”.

Los militares que desertan y dan el golpe puchista del 4 de febrero de 1992, con la autorización de la embajada yanqui (Coronel Posey),  entrenados en la Escuela de Las Américas de Panamá y Guatemala,  (confesión del propio Chávez), son los mismos que durante 40 años habían reprimido las luchas populares, habían enfrentado la lucha guerrillera,  montado los campos de concentración, los TO -Teatro de Operaciones –  para la tortura y el asesinato de prisioneros políticos (lanzarlos al mar o a la manigua desde aviones o helicópteros). Dos generaciones (1945 y 1958) de luchadores de izquierda, fueron sacrificadas en las cárceles de los gobiernos adeco/católico/copeyanos. Los encargados de la violación de los derechos humanos fueron los militares anticomunistas, formados en las academias militares, por cuanto ahí no enseñan socialismo, que con Chávez llegaron al gobierno.

Por medio del discurso histriónico, demagogo, mesiánico y chantajista de Chávez (maestro de la escena), confabulado con la izquierda claudicante, consiguió el respaldo del electorado. Llega al gobierno sin ningún proyecto político. Tan sólo movido por el sincretismo ideológico, que iba adaptando conforme se le presentaban las circunstancias políticas.Es así como, del justicialismo (peronismo) de Ceresole, salta a la “tercera vía” de Tony Blair, luego coquetea con István Mészáros, para saltar a Nietzsche (filósofo del nazismo).  Pretendía ensamblar la ideología militar con el socialcristianismo  (era copeyano), y el Manifiesto Comunista de Marx y Engels. Inconcebible, Insólito. Inaudito.

Chávez no tenía ningún proyecto socialista ni llegó a saber que es  socialismo, su coraza anticomunista se lo impedía.

Prueba de ello, en la Constitución de 1999 no aparece por ninguna  parte la palabra “socialismo”. Prueba ratificada por los “poderes extraordinarios” que mantuvo durante su mandato, otorgados por la Asamblea Nacional y tampoco los utilizó para consolidar el socialismo.

De igual manera, la Asamblea Nacional durante 5 años mantuvo el consenso (mayoría absoluta), por cuanto la oposición se abstuvo de participar en la elección de dicha Asamblea (2005).

Los 169 diputados chavistas (total de la Asamblea) tampoco utilizaron esa mayoría para crear las leyes socialistas o haber reformado la Constitución de 1999 y darle el caracter socialista que pregonan en el discurso.

Como vemos el “socialismo y la revolución” sólo han existido  en el discurso histriónico, demagógico, chantajista, mesiánico, montado  sobre el culto a la personalidad y el hiperliderazgo.

Esta farsa de socialismo y revolución fue creada por Fidel Castro, al  recibir al pie de la escalerilla del avión, en el aeropuerto de La Habana, a Chávez, luego de su viaje a la Argentina para reunirse con los  “carapintada”, por los cuales sentía especial admiración.

Esa actitud de Fidel, que debía estar informado por el Servicio de Inteligencia del origen anticomunista de Chávez, lo consagra  como “revolucionario” y se lo lanza, como un hueso, al perraje de la izquierda latinoamericana.

Es la gran traición de Fidel con el pueblo venezolano y latinoamericano, proyectar la imagen de un militar anticomunista, como revolucionario.

¿Por qué Fidel asume esta actitud frente a Chávez, y la  izquierda claudicante venezolana lo acoje en su seno? Por el hambre de petróleo que mantiene Cuba, indispensable para darle continuidad a la Revolución ante los traspies que el señor Gorbachov estaba teniendo en la URRSS. Era necesario obtener ese petróleo  donde fuera y como fuera. En la defensa de la Revolución, Fidel pactaba hasta con el diablo (Rockefeller su amigo).

En esa gestión, Fidel es invitado a la II toma de posesión de Carlos  Andrés Pérez (2 de febrero de 1989). Venezuela venía suministrando petróleo a Cuba por el intercambio acordado con la URRSS que entregaba  petróleo a las refinerías que Venezuela tenía en Europa, y Venezuela se lo abonaba con entregas a Cuba (economía de fletes).  Por el Pacto de San José, Venezuela comienza a suministrarle petróleo a países de Centro América. Proyecto que más tarde se amplía al Caribe y se crea Petrocaribe.

Para Fidel, era más manipulable un cahorro, como  Chávez, que un zorro viejo en política, como Carlos Andrés Pérez. Por lo ocurrido durante estos 18 años, así, ha quedado demostrado. Había que escoger entre el militar Chávez y el político Carlos Andrés. De ese barro viene el fango de la “famosa” “revolución socialista venezolana”. Lo demás es historia conocida.

Y por esa vía, del discurso histriónico, llegamos a la nefasta situación en que nos encontramos, de hambre por desabastecimiento, escasez, carestía; falta de medicinas; falta de servicio hospitalario; inseguridad por el  fracaso de la educación, la salud, y trabajo estable; ruina y desastre de la economía; parálisis de toda actividad productiva; crisis institucional.

¿Cómo explicar que exista esta situación luego de haber ingresado a las arcas nacionales 1 billón 500 mil millones de dólares en 15 años? 

En este momento en Venezuela hay 30 millones de habitantes sometidos a la escasez de todo y para todo. Los pocos alimentos que se consiguen son inalcanzables por el precio. La inflación llegó a 750% y se anuncia que para fin de año puede estar en 2.200%. Este pronóstico se torna veraz por cuanto términó el período de siembra y tan sólo se realizó en 30%, por falta de fertilizantes, pesticidas, semillas, repuestos para tractores, etc.

El chavismo ha fracasado de manera rotunda. Las mayorías nacionales (85%) se lanzaron a la calle y llevan 60 días de protestas pacíficas y legales, violentadas por los cuerpos represivos del gobierno (60 muertos, miles de heridos y detenidos).

Esas manifestaciones son convocadas por el hambre, la pobreza,  el desempleo, la inseguridad. Esas manifestaciones no obedecen a ningún plan desestabilizador del imperialismo. El cual, junto con la MUD, están pescando en rio revuelto. La desestabilización la creó el propio gobierno con sus erradas políticas económicas: devaluación de la moneda hasta  reducirla a polvo. Desde hace tres años, nadie sabe con certeza cuanto cuesta un dólar debido a las erráticas políticas de control de cambios
impuestas por el gobierno, Política fracasada, por cuanto el propósito era evitar la fuga de divisas,  pero, resulta que durante estos años, se fugaron  las divisas como nunca antes. Se habla de 350 mil millones de dólares que se fugaron.

El socialismo no tiene nada que ver con el desastre económico, social y  político ocurrido en Venezuela. Pero, la consigna que se vocea en las manifestaciones es contra el “socialismo hambreador”. Es la mayor infamia que el chavismo, por haberse declarado socialista, sin serlo, hace caer sobre el socialismo.

La izquierda latinoamericana y mundial debe saber, de una vez por todas,  que en Venezuela no hay ni ha habido ninguna revolución socialista.

El capital y el imperialismo nunca se fueron, permanecieron en la Banca,en  la explotación del petróleo, en la relación comercial con Estados Unidos que se mantuvo en 60%, en el envío de petróleo a Estados Unidos de forma  ininterrumpida durante estos 18 años. La falsa defensa de la soberanía  del país, que culminó en la creación de las empresas mixtas, y ahora pasan a ser dueñas del subsuelo. Por la entrega del Arco Minero (112.000 Km cuadrados). Por la entrega de la Faja petrolera del Orinoco a empresas rusas, chinas, estadounidenses. Por el endeudamiento de PDVSA  lo cual le ha impedido la exploración y explotación petrolera, y condujo a la reducción de la producción, de 3 millones 500 mil barriles diarios (1998), a escasos 2 millones (2017). El descenso en la producción no se detiene.

La ultima demostración de  que el imperialismo no estuvo ausente durante estos 18 años, se dió esta semana con la venta de bonos a un banco  estadounidense, con descuento del 69%. Regalo chavista para congraciarse con su encarnizado e inseparable enemigo el imperialismo. Luego de haber proclamado “De esa agua no beberé”. De tanto anunciar la llegada del lobo, al chavismo le va ocurrir  lo del pastor mentiroso, y cuando en verdad llegue el lobo ¡Nadie le va a creer!

Toda la situación de desetabilización fue creada por el propio gobierno.

La “guerra económica” es creación del gobierno ante su evidente fracaso. Ni el imperislimo ni la MUD, decretaron la devaluación de la moneda, los subsidios, el control de cambio; sustituir la producción nacional por  las importaciones de alimentos, medicinas, materia prima para las industrias de ensamblaje (automotriz, alimentos, vestidos, etc.). El gobierno con sus  erradas políticas creó, y alimenta la “guerra económica”. El imperialismo y  la burguesía nacional se aprovechan de esa debilidad del gobierno para perseguir sus fines.
El gobierno, en lugar de utilizar la inmensa masa de divisas que ingresaron,  para fortalecer la economía del país y enfrentar el desafió imperialista -vocinglería histriónica – hizo lo contrario, debilitó la economía.

El imperialismo y la MUD se aprovechan de la situación para arrimar la  braza a su fogón. Pero,  las mayorías nacionales, conscientes como están,  que chavismo y MUD tienen el mismo origen y son lo mismo; han de buscar el camino, la salida, con su vanguardia proletaria, a ésta dificilísima crisis económica, social y política.

La derrota del chavismo es inevitable. Es cuestión de tiempo. Ante esa disyuntiva, lo mejor sería retirarse y dejar la puerta abierta para  el posible regreso. Los pueblos se olvidan pronto del infierno, por cuanto les atrae más, añorar los instantes de gloria.

Un gran saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.