Al hermano Boaventura, con el corazón en los nuestros.

Categoría: foto plana,José Quintero Weir |
José Quintero Weir con Sabombo(104 años), 2do del pueblo Barí en la Guerra contra las petroleras.

José Quintero Weir con Sabombo (104 años), 2do de la nación Barí en la Guerra contra las petroleras. Foto: Juan Carlos La Rosa Velazco

 

José Ángel Quintero Weir

He leído tu posición sobre Venezuela. La he compartido con algunos muy amigos, a lo mejor, más tuyos que míos, pues, se trata de quienes te conocen y estudian mucho antes de que yo leyera tus palabras en torno a la posibilidad de perspectiva de ver el undo desde el sur. Tal vez, haya sido esta posibilidad lo que más me motivara a tratar de seguirte en tu palabra.

Es este momento inicial lo que más me contraría. Pero dejo estas contrariedades para después, ya que creo necesario mencionar otras contrariedades generadas por otros pensadores en el debate que nuestra realidad venezolana comienza a generar en el contexto de eso que para vanagloria académica llaman: “pensamiento crítico”.
Vale decir, hace rato que recibí y leí tu posición sobre Venezuela, pero me abstuve de responder porque quise ver no la claridad argumental de tu posición que, compartida o no por mí, responde a tu propia honestidad.
Inmediatamente a tu escrito y al mío dirigido al hermano Edgardo Lander, un comunicado escrito y asumido por sujetos desde el llamado pensamiento de la izquierda latinoamericana, luego de una percepción crítica de la realidad venezolana, culmina llamando a detener la violencia por fuera de las fuerzas del gobierno totalmente deslegitimado y de su oposición tradicional que, por supuesto, nosotros suscribimos, no sólo por la claridad de su análisis sino, sobre todo, por la honestidad intelectual que le cobija.
Sin embargo, posteriormente, este mensaje ha sido sometido al escarnio por otros elementos que, de seguro, son más “izquierdistas” que Lander y que yo, porque a pesar de que fui militante de las FALN entre 1970 y 1980, nunca me sentí (mucho menos ahora), un guerrillero como asaltante, como un sujeto capaz de matar por una ideología o cuyo pensamiento respondiera más al sonido de un FAL que la palabra del corazón de quien la dice con más fuerza que la detonación de un Fusil Automático Liviano.
Digo esto, porque en verdad, en este momento pareciera que el debate mayor se presenta al interior de esto que todos llaman (ya casi sin certeza) izquierda, y no puede ser de otra manera, pues, las contradicciones ideológicas, políticas y económicas en su raíz conceptual no están en el bando de la “derecha”, sino en quienes nos han gobernado en Venezuela por cerca de 18 años, que durante casi dos décadas manejaron no sólo todo el poder económico nunca imaginado por ningún gobierno anterior durante el ejercicio del poder de más de cuatro “repúblicas”, pero que además contaban con todo un contexto político suramericano a su favor, que apenas una década anterior no sólo estaba negado sino que constituía causal inmediata de una acción directa del imperialismo norteamericano en virtud de las condiciones impuestas de la llamada “Guerra Fría” que, Inmanuel Wallerstein ha denunciado como favorecedora de la liquidación de la posibilidad del surgimiento de una fuerza más allá de esta misma.
Vale decir, y usted lo sabe mejor que yo, la guerra fría como confrontación de dos únicos caminos contribuyó a diluir la lucha de los pueblos colonizados en todo el mundo a partir de si caían en manos del bloque “comunista” o el “bloque capitalista”. No menciono al grupo de países autodenominados como “No-Alineados” porque en buena parte este grupo era impulsado detras de bastidores (a través de Cuba) por uno de los factores de la misma “Guerra Fría”.
De tal manera que, hasta el día de hoy pareciera constituir una herejía tratar de pensar por fuera de estos bloques y, tal vez, por ello, nada menos que el filósofo Enrique Dussel (con una veintena de libros sobre “Filosofía de la Liberación”), sea capaz de invocar al miedo y al arrepentimiento de todos los que han firmado el comunicado de Edgardo Lander y que nosotros suscribimos en contra del llamado de Atilio Borón a que Maduro “aplaste militarmente y de manera definitiva” a sus opositores; por supuesto, tanto Borón como Dussel sólo vienen a Venezuela por invitación totalmente retribuida en estancias hotelera, alimenticia y logística totalmente asegurada por el Estado; de tal manera que la guerra y el temor al que convocan, los muertos sólo los ponemos nosotros.
En fin hermano, no dudamos que las fuerzas imperialistas norteamericanas estén involucradas en el deterioro de nuestra realidad, pero lo cierto es que, como dicen, in situ, en el espacio territorial de nuestros pueblos entregados graciosamente por el gobierno de la revolución bolivariana, a quienes tenemos que enfrentar diariamente es a la mafia rusa (terrible en su sicario proceder), a los chinos (que consideran a todo sujeto como propiedad de su Estado), y a los canadienses (capaces de explotar al mundo sin en ello hay alguna ganancia. Por tanto, no es como dice Dussel en su videograbación en la que habla como un patriarca, en la que debemos quedarnos tranquilos mientras nos violan, pues, luchar implica la supuesta vuelta del imperialismo norteamericano a posesionarse de nuestro petróleo, lo que no sólo es una falacia porque los gringos nunca se han ido, sino que se trata de una balurda apreciación maniqueista por la que además, se atreve a pedirnos que nos dejemos matar para que gentes como él puedan grabar en hermosos patios y jardines, la aceptación de nuestra propia muerte.
Lo bueno hermano, es que usted no ha cometido tal exhabrupto y es por eso que a pesar de nuestras diferencias políticas podemos pedirle su mano y que nos ayude en lo poco que sabemos que puede, a  superar esta coyuntura.
En este sentido, le informo que luego de ver a Dussel y escuchar sus palabras patriarcales y coloniales, hemos decidido sumarnos a la convocatoria a la ruptura definitiva del Estado-Gobierno actual venezolano y constituirnos como “República Autonoma con Gobierno de las Comunidades” lo que anunciaremos y comenzaremos a ejecutar en muy pocos días. Pues,  ya no aceptamos más que la derecha nos robe, nos despoje y nos someta; pero no estamos dispuestos a aceptar que la izquierda de Dussel nos despoje, nos robe y nos usurpe en nombre de su lucha contra la derecha.

Vamos por nuestra propia República desde nuestro propio pensamiento, el del tercero excluido.
Espero nos encontremos en ese camino que ya comienza.
Mi más fuerte abrazo
Mi más sentido reconocimiento.

Una respuesta a Al hermano Boaventura, con el corazón en los nuestros.

  1. Más claro no canta un gallo, tarde o temprano el todo poderoso Estado y su contraparte el capitalismo mundial, van a tener que entender que sencillamente, hay otro pensamiento, otras posiciones y otros pueblos.

    lenin
    7 junio, 2017 at 9:25 PM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.