Brevísima Historia de las constituyentes convocadas por el poder y no por las comunidades. 2da Entrega.

Categoría: foto plana,Poderes Creadores |

mambo ceclile fatimanJuan Carlos La Rosa Velazco

Donde vemos que se traen los políticos con esto de que las constituyentes originarias. ¡Originarios nosotros!

Una historia para reconocernos

El 14 de agosto de 1791 en el corazón de un monte conocido como Caimán de la Isla llamada La Española (hoy República Dominicana y Haití), se congregó una reunión inusual que duró dos días, realizada en perfecto secreto.

Asistieron más 200 delegados y fue presidida por una mujer que hoy sabemos se llamó Cecile Fatiman. Los delgados, todos ellos eran esclavos de plantaciones en su mayoría traídos de África para servicio de los colonos franceses y algunos esclavos libres venidos de otros dominios coloniales españoles e ingleses del Caribe donde habían sido esclavos. Cecile era una mambo, es decir una alta autoridad femenina en el conocimiento ancestral Vodú compartido por la mayoría de los africanos esclavos y libertos de esa colonia francesa.

Uno que se destacaba por su ascendencia entre los delegados llamado Dutty Boukman, un houngan, es decir una alta autoridad masculina en el Vodú, pronunció las siguientes palabras para abrir la reunión:

“El Buen Señor que creó la Tierra, que nos da la luz desde lo alto, que soporta el océano y hace al trueno rugir. ¡Escuchen bien, todos ustedes! Este dios, oculto en las nubes, nos observa. Él ve todo lo que el hombre blanco hace. El dios del hombre blanco lo llama a cometer crímenes; nuestro dios sólo pide obras buenas de nosotros. ¡Pero hoy este dios que es bueno ordena venganza! Él dirigirá nuestras manos; Él nos ayudará. Tiren la imagen del dios de los blancos que tiene sed de nuestras lágrimas y escuchen la voz de la libertad que habla en el corazón de todos nosotros.”

Esa noche se cantó en creole y en idiomas africanos originarios, sonó la percusión arará predominante entre los presentes, se juraron los jefes de guerra y sonó una guarura en el aliento del propio Houngan Boukman y, se sacrificó en manos de la mambo un Jabalí a los Loas del panteón Vodú, cuya sangre bebieron los presentes en beneficio del compromiso de lucha que los reunía. Esa noche sobre e, Bosque Caimán llovió y tronó del cielo en señal de aceptación del sacrificio. Así comenzó la rebelión que creó la primera república independiente de este continente.

La primera vez que escuchamos esta historia se nos aseguró la presencia en la reunión de un hombre llamado François Mackandal. Se supone que este líder precursor de la rebelión negra haitiana y también sacerdote del conocimiento Vodú ya había sido ejecutado por el gobierno colonial francés en el año 1758. Luego vino una aclaratoria: “la energía de Mackandal estuvo presente en forma de animal alado”. Occidente en su prepotencia camina un pesaroso camino contra su voluntad para reconocer que la muerte no es exactamente lo que occidente piensa y que no todo se ve y se nombra como a occidente se le antoja.

Consideramos que lo que hoy algunos llaman la tragedia de Haití, no nace en esta reunión rebelde y su africanidad, sino en la inconsecuencia de muchos de los conjurados al adoptar modelos de gobernabilidad heredados de la colonia. Esa es otra historia que merece tiempo de estudio colectivo de parte de los pueblos en lucha.

Nuestras preguntas a modo de vela para ver el camino

Esta historia contada para nosotros por José Millet, investigador prestigiado y aprendiz del conocimiento ancestral indo-afrocaribeño quien nos honra con su amistad, sirve para poner en evidencia de una vez, lo que desde La Guarura queremos contarles y que inició en la 1era entrega José Ángel Quintero Weir.  ¿Cómo comienza y se realiza un proceso “republicano” desde los pueblos?; ¿cuál es la originalidad requerida para que no deje de ser nuestro el derecho y el poder que forjamos con nuestra sangre?; y para no permitirnos ni un poquito de dispersión en estas interrogantes, agregamos la siguiente interrogante: ¿debemos seguir acudiendo a las convocatorias constituyentes que nos hace cada tanto el poder colonial?; ¿qué tan originarias son las constituyentes sin que nuestro conocimiento se exprese en ellas? hasta ahora, todo lo que somos y sabemos es negado o apenas permitido en el getto de la cultura popular y lo “alternativo”, en las escuelas nuestro conocimiento y cosmovivencia es presentada como una curiosidad superada y folklórica mientras las leyes trabajan, aún con nombres “revolucionarios”, para afianzar el poder de los que ya tenían poder y lo que el poder sabe al aprender a dominarnos y subordinarnos.

Las constituyentes de las naciones americanas han sido tan formalmente occidentales y apegadas a la costumbre jurídica heredada de la colonia europea que han mantenido incluso hasta su limites administrativos y modelos de gobierno, y han confirmado la perpetuación de los estamentos y clases que dominaban la vida social en las colonias desde el siglo 19 hasta hoy.

Es tan coherente esta subordinación que la última etapa de renovaciones constitucionales es denunciada por algunos estudiosos por la cantidad de fisuras que pese a las declaraciones principales de estos documentos, abren paso a la relajación y eventual disolución de las soberanías enunciadas en ellas en favor de la influencia de los consorcios del capital transnacional, esto en correspondencia con el tiempo en que el capital transnacional muestra claramente la obsolescencia de uno de sus mas viejos instrumento de administración territorial, el estado nación, en favor de los objetivos definitivos y urgentes de control global.

Dando un saltico. Lo constituido en 1999

La CRBV de 1999, se abre hermosamente en las palabras del preámbulo escritas por el poeta y constituyentista Gustavo Pereira, para luego cerrarse en una retórica de propósitos republicanos que sólo garantizaron hasta ahora el poder de la clase militar corporativa que insurgía con mayor poder que el de los tiempos anteriores en los que había ofrecido sus servicios de forma más subordinada y discreta.

El llamado ahora “poder popular” no estaba aún en la agenda de los bolivarianos y chavistas en 1999; los derechos de los pueblos originarios se debatieron en una lucha mezquina que cambió la palabra territorio por hábitat, y el sector militarista predominante estuvo a punto de cargarse la palabra pueblos para usar “etnias”, término querido por antropólogos y  predicadores.

Los militares, apoyados por varios civiles en la Constituyente del 99 se oponían a los derechos territoriales argumentando que se podía desmembrar la República en manos de grupos étnicos eventualmente manipulados para entregar su soberanía. Tras este temor se solapaba la condición de la clase militar de guachimana (watchman) del control supranacional de los yacimientos mineros y petroleros,  en favor de quien era al mismo tiempo presentado, muy superficialmente como “el enemigo imperialista” de moda en la nueva monserga bolivariana, reivindicando un nacionalismo tardío que ya en su primera versión latinoamericana fue un fraude.

Nosotros les decíamos, desde la acera del frente, ya que no teníamos una verdadera representación de nuestros pueblos en la ANC, que los únicos que han entregado territorios en estas tierras han sido los estados y gobiernos, que los pueblos y sus gobiernos ancestrales han resistido en este continente esa entrega hasta los límites del exterminio.

Para entonces ya el gobierno de Chávez estaba, de la mano de Fernando Enrique Cardozo y con el lobby audaz de Fidel Castro, suscribiendo la IIRSA ordenada por la banca mundial y comprometiendo la mayor parte de las ventajas territoriales y energéticas de Venezuela. La mayor parte de ellas sobre los territorios ancestrales de nuestros pueblos y sin consulta alguna a los votantes venezolanos que lo habían electo, mucho menos la consulta a los pueblos que ya era ley antes de 1999 en el convenio 169 de la OIT,. Después de el Gobierno de Chávez, todos los gobiernos de izquierda han suscrito la IIRSA y avanzado en su ejecución, algunos con mas ventaja que los gobiernos de derecha. esto, y es importante destacarlo, sin que se contradiga en una coma los textos constitucionales producidos en los procesos constituyentes de los últimos 20 años.

Los derechos de manera abstracta y dispersa consagrados para los pueblos en la CRBV nos han servido apenas para denunciar su inmediata violación desde el estado y su incumplimiento absoluto. Nunca un período tan duro en la historia, porque el crimen anterior era frontal, en cambio este fue ejecutado en nuestro nombre y con la excusa de atendernos y ayudarnos, enmascarado con las caras de hermanos coptados por la burocracia clientelar petrolera, que aseguraban ante cada crimen cometido contra nuestros pueblos que los “verdaderos” pueblos indígenas estaban agradecidos de ser reivindicados por el gobierno.

Los pueblos indígenas que mantuvieron sus identidad de lucha no fueron los únicos defraudados, el movimiento popular,los trabajadores, que tanto habían trabajado para un proceso constituyente permanente vieron el fin de sus esfuerzos al instalarse esta asamblea en 1999, ya incluso algunos de sus candidatos surgidos en asambleas habían sido aplastados por el famoso kino electoral chavista, cuyos prelegidos todos surgieron de negociaciones de restaurante o del dedo “legitimado” del propio Presidente Chávez.

Desde ella ya “muy constituida” y electa, ya no se escuchó sino a los sectores políticos y económicos que representaban sus miembros y a Chávez, cuyo liderazgo sostenía la representación de la mayoría de los desconocidos constituyentes.

La propuesta de Reforma Constitucional fue la primera constituyente al estilo del chavismo clientelar

El “poder popular”, ya debatido para entonces en los barrios populares, sintetizado en la consigna “no queremos gobierno, queremos gobernarnos” no vino a aparecer sino en la derrotada propuesta de reforma constitucional en la que comenzaba a menguar el liderazgo chavista, y aún entonces fue propuesto como una espacie de conserjería del poder ejecutivo, ya que no contaba con presupuesto propio, ni administración verdadera de la renta, sino que tenía que presentar proyectos para su consideración a la presidencia de la República o al sistema de misiones e instituciones que el gobierno de Chávez creó para distribuir las migajas que le tocan a las organizaciones sociales y populares para proyectos de escala asistencial muy pequeña.

La reforma fue derrotada en un referendum y la AN con mayoría chavista la ejecutó igual por vía legislativa demostrando que en ella no había nada que pusiera en riesgo la unilateralidad y colonialidad del poder en Venezuela. El Poder constituido se disfrazó de constituyente cómo si el “poder popular” fuera la fiesta norteamericana de brujas, donde lo que se hace es repartir caramelos.

El “poder popular” fue un discurso para la desmovilización

Un “poder popular” que en estos años nunca pudo discutir un proyecto territorial de desarrollo, tan solo medrar alrededor de los fondos asistenciales que los ejes de desarrollo implementaron para mantenerlo bajo control, fieles en este modelo a los mecanismos de la banca internacional; un poder popular que nunca pudo discutir a quién se le compra la comida que importamos, o hacerle contraloría a empresas importadoras o ejecutoras de obras que nadie siquiera conoce, un “poder popular” que solo tiene un cuota de cargos tercerizados en el plan de salud Misión Barrio Adentro, por poner un ejemplo, y ya no puede, disueltos de un plumazo los Comités de Salud, decirle siquiera a los médicos que cumplan con la agenda de la medicina social y comunitaria; un “poder popular” que no tiene como y donde decir quienes deben ser nuestros ministros del “poder popular” y debe aceptar que el dedo del militarismo corporativo que gobierna les imponga personajes y criterios; Un “poder popular” que ni siquiera refleja la voluntad representativa de la comunidad porque está intervenido por una fundación del ejecutivo que impide que sus vocerías sean electas sin la influencia del partido de gobierno y de sus mafias parroquiales asociadas; en fin un “poder popular” que se reduce a crear listas semanales de beneficiarios para recibir lo que le gobierno “baja” porque no logra recordar más allá de una semana quienes son los vecinos que lo integran.

Ante hemos citado una voz sabia salida de las conversas que los activistas antimineros del Pueblo El Bajo, San Francisco, en el estado Zulia sostenían en sus patios: “entre mas nos organiza el gobierno, más desmovilizados estamos”. esta voz popular describe cada vez mejor nuestra suerte en estos años.

La izquierda, nacional e internacional se coció en su propio caldo discursivo en estos años y se ha convertido en amanuense el poder constituido para justificar cada paso de la entrega que hoy se evidencia frente al abismo al que nos llevaron mientras intentaron desmovilizar nuestra resistencia por completo. Hoy, ante las críticas e intentos de rectificación intelectual de parte de ella responde con panfletos desconectados de la realidad y sigue enarbolando un discurso de soberanía y antimperialismo que en estos años sirvió para maquillar la mas terrible entrega al capital.

¿cuál es la originalidad requerida para que no deje de ser nuestro el derecho y el poder que forjamos con nuestra sangre?

No es desde las certezas sino desde la experiencia que podemos respondernos, y esa experiencia es el registro de nuestra memoria colectiva, casi no puesta por escrito, pero también es lo que ahora hacemos y lo que vamos a hacer sin que un plan o programa lo esté indicando.

Más preguntas mas para alimentar la anterior: ¿Qué tan originales pueden ser nuestros modelos? ¿cuando el diálogo con el mundo , incluso con la cultura dominante nos alimenta sin negarnos y borrar nuestra identidad y nuestra humanidad?, Muchas veces vemos hacia el indio y el negro cómo una fuente de alimentación de lo que ahora somos, esa mirada luce fatalmente distante, acepta que ya no somos. Tal vez sea necesario vernos y ver quiénes somos aún y quienes podemos ser desde lo que somos y hacemos. No es posible asumir sin perdernos una historia que no comience en nuestros propios cuerpos y energías, una historia que ni siquiera incluya a nuestra comunidad. ¿ Qué mirada es necesaria para sostener esta consecuencia?

Estamos, nos parece, presenciando un tiempo enajenado de nosotros y cuyas soluciones no nos incluyen ya ni como imaginario secuestrado por el poder. Este desgastó todo lo que pudo nuestro propio legado simbólico en un ejercicio de dominación sin precedentes en la historia continental, nunca se había hablado tan en nombre nuestro para hacernos tanto daño.

La lucha social de los pueblos es muy probablemente el camino en que se  siguen reanimando nuestras identidades y esperanzas de emancipación, es el camino que hoy guardo lo que verdaderamente hemos logrado, incluso nuestros propios modelos institucionales si ese nombre no fuera tan mezquino. Centenares de luchadores sociales dieron su vida en este período para mantener ese camino despejado, los medios del poder polarizado no los cuentan sino para retratarse con ellos pero ahí hay un camino que asegura los pasos para rehacernos en nuestro milagro y proyecto.

Las certezas medianas de la polarización

Hay en la polarización todas las certezas que un hombre mediano necesita, la alienación es un examen de verdadero o falso y ambos lados de la polarización existen en la ilusión de que es su tiempo, el tiempo enajenado de la polarización que es el del mercado mediático. En ese tiempo, por ejemplo no se pasa hambre, pero se habla de ella que jode, ahí el hambre es “imagen humanitaria”, mientras los que pasamos hambre por obra de la corrupción, no tenemos el micrófono, somo telón de fondo. Incluso hay una farsa generacional en el discurso del poder que se pelea por la hegemonía de la juventud con los mismos recursos de marketing informativo que se usa para vender jabón y toallas sanitarias o la bondad de las misiones.

Próxima entrega, las constituyentes petroleras y los pueblos.

Hemos hecho un repaso a la luz de la farsa constituyente convocada en medio de la lucha por el control de la administración y entrega de la renta petrolera y del descontento popular generalizado en Venezuela, pero en un país nombrado Venezuela cuya identidad dominante es la renta petrolera preguntamos antes de la próxima entrega ¿cómo el poder originario, puede activarse con una base material como la renta petrolera, cuyo destino es la entrega?;¿ eso de sembrar el petróleo no será un modelo que no nos pertenece?. Pendiente pa la próxima entrega.

Sabemos que nuestras preguntas lucen tropicales ante una clase política que pese a lo criolla y liquiliquera, sigue viendo al mundo con ojos prestados, pero nuestras preguntas, definitivamente, no son para la clase política ni tienen la medida y el tiempo de lo que para ella son sus asuntos, con nuestras preguntas tratamos con humildad de ocuparnos de nuestros asuntos.

1era entrega
http://laguarura.info/2017/05/04/brevisima-historia-de-las-constituyentes-convocadas-por-el-poder-y-no-por-las-comunidades-en-venezuela/

Una respuesta a Brevísima Historia de las constituyentes convocadas por el poder y no por las comunidades. 2da Entrega.

  1. Una profunda reflexión desde el más hondo sentipensar de los pueblos originarios y los marginados que han sido victimas de estos 500 años de colonialismo y de traición disfrazada de nacionalismo.

    lenin
    6 junio, 2017 at 8:49 PM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.