Los Petardistas. En respuesta al comunicado de la CLACSO

Categoría: José Quintero Weir |
Foto: "ni el humito" de Alejandro Vásquez

Foto: “ni el humito” de Alejandro Vásquez

José Ángel Quintero Weir

De cómo justificar un crimen de lesa humanidad desde la derecha y desde la izquierda.

Dos noticias sacuden los telediarios latinoamericanos. La primera es la que pueden ver cada diez minutos en Telesur, bien sustanciada con entrevistas a los involucrados, nos referimos a la Decisión del Tribunal Supremo de Justicia que reduce las penas a todos los violadores de los Derechos Humanos durante la Dictadura Argentina, que mataron a mujeres y robaron sus hijos que fueron asumidos como propios por los mismos militares que asesinaron a sus padres y por los que las llamadas “Abuelas de la Plaza de Mayo” han mantenido una lucha por la recuperación de las huellas de sus hijos y nietos asesinados y raptados como parte de toda una política militar de la derecha en el poder para borrar la memoria de la existencia de una comunidad argentina previa a la toma del poder de la dictadura.

La otra noticia nunca aparece en Telesur, sino como expresión de “la búsqueda de la derecha en Venezuela, para derrocar al gobierno revolucionario de izquierda y por lo que el gobierno revolucionario debe aplicar una represión que produce una ración diaria de, por lo menos, dos jóvenes estudiantes entre los 17 y los 19 años, asesinados por la Guardia Nacional (algo así como los miembros de la Armada Argentina encargados de liquidar a los disidentes de la Dictadura), o por fuerzas irregulares armadas por el gobierno y protegidas en su accionar por las fuerzas militares (algo así como los elementos de la Triple A muy conocidos por las mismas Abuelas de Plaza de Mayo).

La paradoja se produce en el momento en que, en el mismo portal temporal se encuentran la lucha de las Madres de Plaza de Mayo porque los asesinos de sus hijos e hijas y raptores de sus nietos puedan quedar impunes de sus crímenes, justo en el momento en que ellas mismas (por lo menos algunas de sus más mediáticas representantes como la Abuela Bonafini), han llegado a justificar las mismas acciones contra las que han luchado en contra de la Dictadura militar y por la que hoy se levantan en contra del perdón contra los asesinos de sus hijos, pero que en Venezuela se cometen contra jóvenes que, equivocados o no, han salido exactamente igual que sus hijos y nietos en defensa de unos derechos por los que son diariamente asesinados a razón de dos jóvenes por día.

La justificación es que quien mata a sus hijos es la Dictadura Militar de Derecha, de tal manera que debemos entender que los dos jóvenes que diariamente han venido siendo asesinados por el gobierno de Maduro están criminalmente bien asesinados, pues, quien los mata a mansalva, aún aplastándolos con sus tanquetas, han asido los esbirros representantes de la “revolución” de la “izquierda”.

Pero esto que decimos no es ta terrible sino fuera por la justificación que intelectual, teórica y académicamente pretende proponer el Centro Latinoamericano para las Ciencias Sociales en América Latina (CLACSO), quienes ofrecen un comunicado en el que pretenden colocarse por encima del bien y del mal señalando que se trata de “errores” de la “derecha” y “errores” del gobierno. Vale decir, la solución se centraría en la “corrección” de tales errores para que volvamos a vivir en paz.

Si tal sofisma lo expresara un campesino, o un pobre de cualquier ciudad de Venezuela a la espera de recibir una bolsa de comida o el cupo para comprar un medicamento para una enfermedad terminal de un familiar, nada diríamos, nos quedaríamos callados, pues, se trata de alguien absolutamente vulnerable al ejercicio del poder de los más terribles mafiosos que hoy nos gobiernan.

Pero, quienes lo dicen son los pretendidos “estudiosos de la realidad social de América Latina”, con un presupuesto en dólares que ya quisieran tener los hospitales venezolanos en este momento y que no cuestionamos per se, si no fuera porque provoca comunicados tan supuestamente anodinos como el que hoy leemos, firmado en favor de un gobierno que está asesinando un promedio de dos jóvenes por día, violando su propia Constitución Nacional, sólo en función de su permanencia en el poder y de sus negocios evidentemente vinculados con lo peor del crimen organizado.

Si algo aprendí de mi abuelo José Quintero Soto, fue que no hay nada peor que un petardista, es decir, que aquel que lanza petardos a uno y otro lado sólo para hacer ruido pero sin otra pretensión que no sea llamar la atención sobre sí mismo pero sin conciencia ni compromiso alguno con los petardos que lanza, pues, bien sabe que sus petardos sólo hacen ruido y nunca conciencia en los otros.

Así, el hecho de que la CLACSO se haya dignado emitir un comunicado en el que se pronuncian sobre los crímenes que hoy se cometen en Venezuela no es lo que nos llama la atención, tampoco el hecho de que lo mismo haga la OEA, pues, estos crímenes se vienen cometiendo desde hace 17 años atrás y por los que han perdido la vida dirigentes indígenas como Sabino Romero; dirigentes sindicales obreros, y dirigentes campesinos que, sumados todos, contabilizan cerca de las tres centenas de asesinados en el contexto de la “revolución bolivariana”.

A cambio, la misma “revolución” manejó el volúmen de dólares en el presupuesto más grande que en la historia republicana de Venezuela sea posible imaginar. Manipuló el poder más enorme que un pueblo le entregara a gobernante alguno en toda la historia en América Latina, para que hoy, la nación, “supuestamente” más rica de todo el continente, vea cómo sus hijos son despreciados y vistos con ojeriza en todo el continente por los países que, obligados por las circunstancias, les reciben no sin menosprecio.

Mientras, la cúpula en el poder ostenta la mayor de las riquezas. Abiertamente se muestra vinculada a los más oscuros negocios, pero sobre todo, es capaz de asesinar día a día un promedio de dos jóvenes estudiantes que, repetimos, equivocados o no, salen a manifestar en las calles su descontento. Llamar a esto “un error” es más que un eufemismo, es el petardismo que denunciara mi abuelo como la peor de las expresiones humanas.

Pues, los “errores del gobierno” y de la “oposición” han costado centenares de jóvenes asesinados (no uno ni dos, sino cerca de trescientos en los 18 años de gobierno que hasta ahora han sido), la diferencia ha estado en que el asesino ha sido un gobierno autocalificado y considerado por los petardistas, como de “izquierda” y “revolucionario”, los argumentos para justificar los crímenes, al igual que los dictadores argentinos, chilenos, uruguayos y paraguayos de la época, son igualmente jalados de los cabellos, y así han sido aceptados, difundidos y hasta teorizados por instituciones como CLACSO.

Por eso, nos sorprende que por lo menos se hayan atrevido a, por lo menos, denunciar “los errores” del gobierno de “izquierda” (no nos referimos a los “errores” de la derecha, pues, nunca se ha tratado de errores), sólo que, tales supuestos errores están costando dos jóvenes por día, y si constatamos lo que cuesta asesinarlos ya por medio de la guardia nacional o por los paramilitares de los colectivos “chavistas” armados por el gobierno, esto supera los 1.000 dólares por cada estudiante muerto; muy por encima de lo denunciado por Fidel Castro en su discurso de lla Segunda Declaración de la Habana.

Más de MIL DOLARES por cada estudiante muerto paga el gobierno de Nicolás Maduro no sólo para asesinarlos, sino para sostener a los petardistas que teórica y mediáticamente justifiquen su ignominia.

Comunicado de CLACSO

El Comité Directivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), reunido en la Ciudad de México, expresa su más profunda preocupación por la escalada de violencia que está viviendo Venezuela.
El país atraviesa una profunda crisis política, económica y social a la que se le ha sumado un cada vez más alto número de muertos, de heridos y detenciones que ponen en riesgo el orden democrático. Desde CLACSO, hacemos un urgente llamado a la paz, al diálogo y a la definición de una agenda consensuada de medidas que protejan, en primer lugar y de forma inmediata, la vida de miles de ciudadanos y ciudadanas. Cuando muere un venezolano o una venezolana no muere un chavista o un miembro de la oposición: muere un ser humano. Una pérdida irreparable que podría haber sido preservada, si hubiéramos sido capaces de preservar, ante todo, la dignidad y la inviolabilidad de la vida, base de los derechos humanos sobre los que se debe edificar cualquier democracia.
En Venezuela se han cometido muchísimos errores. Los ha cometido la oposición y los ha cometido el gobierno. No será la agudización de estos errores lo que sembrará el camino de la paz y del entendimiento. Exaltar o radicalizar cualquiera de estas dos posiciones, no hará más que profundizar un conflicto que derivará, muy probablemente, en más muertes y en una guerra civil que despunta en el horizonte de un horror que podemos y debemos evitar de manera urgente.
En noviembre de 2016, CLACSO realizó su reunión del Comité Directivo en Caracas. Allí, exhortamos a profundizar todos los esfuerzos necesarios para avanzar en el camino del diálogo y del acuerdo político abierto y sincero. Desde aquel momento, todo ha empeorado. El desafío del entendimiento y del compromiso, basado en la protección del orden constitucional y de la seguridad ciudadana, siguen plenamente vigentes.
Condenamos la actitud irresponsable de algunos gobiernos latinoamericanos y de organismos multilaterales, como la OEA, quienes, en un momento de extrema tensión y habiendo centenas de vidas en juego, en vez de contribuir a que primen el acuerdo, la sensatez y la reconciliación, exacerban las tensiones, alimentan la voluntad desestabilizadora o la prepotencia de quienes hoy se enfrentan, volviendo a esta gran nación, un verdadero campo de batalla. Resulta lamentable que nuestros países poco hayan aprendido de las experiencias todavía recientes de incubación de la barbarie en una región en que, la fragilidad de la democracia, sea por la razón que fuera, siempre ha afectado la vida de los más pobres, de los más vulnerables y excluidos. Los gobiernos de América Latina podrían haber tratado de contribuir mejor a la crisis venezolana, que echando gasolina en un incendio que parece no tener otro limite que la destrucción generalizada de todo lo que ese gran país y ese inmenso pueblo, han sabido construir colectivamente a lo largo de las últimas décadas. Poco favor le hacemos hoy a Venezuela, incitando al odio, profundizando las divisiones, cavando abismos que separan y alejan cada vez más a los venezolanos y a las venezolanas del camino de la paz y del diálogo democrático.
Condenamos la injerencia externa en Venezuela, particularmente, la que ejerce el gobierno norteamericano con sus persistentes y ahora renovadas ambiciones coloniales e imperiales sobre la región.
Condenamos también el ataque que sufre el país y, en especial, su gobierno, por parte de monopolios mediáticos que desinforman, distorsionan y ocultan el origen complejo de la profunda crisis vivida.
CLACSO se suma a quienes, desde dentro y fuera de Venezuela, exigen la paz y el fin inmediato de todas las formas de violencia, sea quien fuera que las ejerce. Exhortamos al gobierno y a la oposición a respetar la Constitución de la República, dirimiendo sus diferencias en la más estricta observancia a las leyes y al estado de derecho. La violencia no puede continuar siendo el camino que el país encuentre para dirimir sus desacuerdos y para edificar su futuro de prosperidad, justicia y libertad.
Estamos con la paz. Estamos con el diálogo y con la democracia; con una democracia que se nutre y alimenta de la diversidad y de la divergencia política, no que se derrumba impotente ante ellas.
Estamos hoy, más que nunca, con el pueblo venezolano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.