Oración que no es pal muerto, sino por nosotros

Categoría: ¡Ahí están, esos son! |

El desde hace unas horas difunto Luis Miquelena encarnó una visión pragmática y puramente conspirativa de la política. Una visión operativa de élite, donde se intuye y se aprovecha pero no se trabaja por el pueblo, donde se declara, pero no se cree, donde se arriesga, pero como taur apostador, donde se apoya pero sin compromiso.

No podemos sumarnos a envidiar su habilidad, no la queremos para nosotros ni para los que luchan, queremos habilidad para adivinar no sólo cómo el poder anuncia sus nuevos golpes, sino para que florezca y crezca nuestra propio camino del futuro, un camino construido desde abajo, desde las comunidades, sin intermediarios de la calaña del occiso, que roban tan discretamente que ni nos dan el beneficio de la torpeza del militarismo corporativo chavista, que permite a quien quiera ver este espectáculo dantesco de saqueo y desposesión de nuestra vida y nuestra tierra.

Mientras su cuerpo se pudre, se pudre en nosotros la memoria de sus actos, por eso regamos con cal los despojos de su huella, para no olvidar a la clase política que nos estafa con un socialismo barato y con una salida “gratuita” del desastre.

 

El difunto era un infame y un ladrón, jefe de ladroncitos hoy a ambos lados de la polarización del poder. Reencarnará en langosta, espero bajo la alpargata certera de un campesino.

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.