Derrame de petróleo en Anzoátegui pone en serio peligro a diversas comunidades y al ambiente

Categoría: ¡Ahí están, esos son! |
derrame-info
DANIELA C DAMIANO H|Agencia AIVEN

La cadena alimenticia se vuelve peligrosa bajo esta situación de contaminación, pues las especies que han ingerido el hidrocarburo se convierten en alimentos para otras más grandes, estos a su vez serán comidos por seres humanos

Un derrame de petróleo, el más grande ocurrido este año en el país, podría traerles graves afectaciones a las familias de la parroquia Santa Clara del municipio Monagas del estado Anzoátegui y otras comunidades aledañas, si no se toman los correctivos pertinentes y a la brevedad posible. Sus derechos a la salud, a la alimentación y a vivir en ambientes sanos están en franco peligro.

Según reportes de habitantes de la zona, el pasado primero de noviembre –mucho antes de que la noticia fuera difundida ampliamente– se fisuró un oleoducto que transportaba el crudo desde San Diego de Cabrutica al Complejo Industrial José Antonio Anzoátegui (CIJAA), hecho que contaminó los ríos Aribi y Pao principalmente.

La directora ejecutiva de VITALIS Venezuela, Zoila Martínez, destacó que los derrames de petróleos son considerados como uno de los peores desastres contra el ambiente que trae consigo múltiples consecuencias:

Afectaciones ambientales: Es perjudicial tanto para la flora y fauna del lugar donde se produjo el derrame de petróleo, ya que es muy difícil y costoso la limpieza y retiro de esta sustancia aceitosa del lugar.

Afectación en la economía: Las poblaciones afectadas por derrame de petróleo pueden ver trastornados su modo de vida, puesto que un derrame implica alteraciones de paisajes que induce a una disminución del turismo, disminución de la pesca y disminución de la agricultura.

Afectaciones en la salud: Deterioro considerable en la salud en los habitantes de la zona donde ocurrió el hecho, ya sea por consumo de agua o alimentos contaminados, así como la inhalación de vapores del hidrocarburo.

Antonio Barreto Sira, diputado y miembro de la Comisión de Energía y Petróleo de la Asamblea Nacional, denunció que tras este derrame han recibido múltiples reportes de personas enfermas por tomar agua contaminada. Igualmente, indicó que la flora y la fauna, así como sembradíos y lagunas de fincas, se encuentra severamente comprometidas.

La representante de VITALIS explicó que la salud de una persona puede verse gravemente comprometida ante este tipo de contaminación y detalló que las consecuencias más frecuentes que manifiestan las personas afectadas son dolores de cabeza, hemorragias de la nariz, visión borrosa, infecciones del oído, asma, bronquitis, problemas digestivos, sarpullido, etc.

Igualmente, algunos de los compuestos presentes en el petróleo, tales como el benzoantraceno, benzopireno, benzofluoranteno, criseno y otros son cancerígenos en animales y, por lo tanto, la International Agency for Research on Cancer (Iarc) ha clasificados tales compuestos como probablemente cancerígenos para los humanos.

Fauna y Flora en peligro

Martínez indicó que las afectaciones por derrames de petróleo al ambiente tienen efectos a corto, mediano y largo plazo.

El derrame en sistemas acuáticos trae como impacto inmediato la muerte de la flora y fauna marina por asfixia, especialmente en los organismos más pequeños o juveniles, ya que sus cuerpos pueden cubrirse parcial o totalmente de esta sustancia aceitosa. Esto trae como consecuencia, una disminución en la disponibilidad de alimentos para las especies grandes, o pueden ingerir grandes cantidades de hidrocarburos por alimentarse de especies contaminadas.

“Hay que considerar que una parte de los componentes del petróleo son volátiles y en menos de 24 horas pueden evaporarse, hay otra fracción de los componentes que se fragmenta en pequeñas gotas e invaden todo el volumen de agua, y otra porción (petróleo pesado) se hunde en el fondo del río. Si bien es cierto, que el suelo tiene una capacidad para degradar estas sustancias, a través de la acción bacteriana, esto toma su tiempo. Y en este tiempo, las especies bentónicas pueden ingerir la fracción de petróleo pesado que yace en el fondo del río y se acumula en sus tejidos”.

En el caso de las aves, generalmente se quedan recubiertas por el petróleo y tienden a envenenarse al ingerirlo tratando de limpiar su plumaje. Al quedar impregnadas de petróleo pierden o ven reducida su capacidad de aislarse del agua pudiendo morir por hipotermia.

Lo grave del tema es que la cadena alimenticia se vuelve peligrosa bajo esta situación de contaminación, pues las especies que han ingerido el hidrocarburo se convierten en alimentos para otras más grandes, estos a su vez serán comidos por seres humanos ya en un estado altamente tóxico, explicó la experta.

Falta de transparencia y diligencia empeora el problema

Expertos ha manifestado que el crudo se ha esparcido por más de 50 kilómetros hacia el sur del estado y se teme que la contaminación llegue a afectar el rio Orinoco, a pesar de que la compañía nacional Petróleos de Venezuela (PDVSA) haya descartado esa posibilidad.

Reportes no oficiales –el gobierno no ha suministrado suficiente información al respecto- indican que en el derrame se perdieron más de 25 mil barriles de petróleo y la ruptura se debió una vez más por la falta de trabajo de mantenimiento por parte de la compañía responsable, en este caso PDVSA. “La vida útil de la tubería era de 15 años y tenía 30 funcionando”, destacó el parlamentario Barreto Sira.

Días después de que se conociera el derrame, la petrolera venezolana se pronunció al respecto emitiendo un comunicado donde especifican el trabajo que se realiza para disminuir el impacto negativo que ha sufrido la región, sin detallar las causas de la fisura ni el número de barriles de petróleo esparcido- cada barril contiene aproximadamente 159 litros de petróleo-.

Martínez manifestó que los oleoductos usualmente poseen sistemas automáticos de cierre del flujo cuando ocurre un accidente de esta naturaleza, como válvulas y sensores de alerta, para evitar roturas y minimizar fugas. Sin embargo, la falta de mantenimiento puede contribuir a que estos mecanismos no funcionen correctamente.

Informes realizados por el Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (PROVEA) indican que los derrames petroleros destacan entre los temas ambientales más resaltantes en Venezuela; el aumento de la frecuencia en que ocurren estos desastres pone en evidencia que las medidas de prevención tomadas por PDVSA no han sido suficientes a lo largo de los últimos años.[1]

En el caso del derrame de Anzoátegui, la directora de VITALIS dijo que PDVSA es la empresa en la que recae toda la responsabilidad y debería, en la brevedad posible, además de informar públicamente el protocolo de reducción de desastre, especificar también qué lo causó. Ya han pasado 2 semanas en las que no se revela a la ciudadanía la causa que originó este desastre natural y sus consecuencias al ambiente.

Igualmente, resaltó que es deber del Estado reforzar las acciones preventivas, no solo en lo mecánico, sino también en la labor humana capacitando debidamente al personal en la atención temprana de las alertas de fugas. Por otra parte, la empresa PDVSA debe reparar todos los daños ocasionados por el derrame y cubrir los gastos médicos de las personas afectadas.

Amnistía Internacional ante derrames de petróleo

No es la primera vez que ocurren desastres ambientales por el derrame de petróleo. En la región, países como Ecuador, Perú y México frecuentemente se ven inmersos en este tipo de tragedias.

Amnistía Internacional ve con preocupación la brutal contaminación que se produce después de este tipo de incidentes. Una y otra vez ha dicho que los más afectados son las familias, que generalmente viven de forma humilde, cerca de las refinerías u oleoductos afectados.

Ante estos eventos, la organización pide[2]:

Garantizar el derecho de todas las comunidades afectadas a una efectiva reparación integral, incluyendo una adecuada compensación por sus pérdidas.Exhorta a las autoridades a llevar a cabo inmediatamente operaciones de limpieza y de rehabilitación del suelo en todas las zonas afectadas por los derrames de petróleo.Llama a las autoridades a implementar los mecanismos necesarios para garantizar que estos graves hechos no vuelvan a repetirse.

Lee más:

– Del cuidado del medio ambiente depende el desarrollo de un país. Exigirlo es un derecho

– Sin luz por gusto: Venezuela desperdicia poder del sol y el viento

– Cuidado del medio ambiente, garantía hacia la paz

Por Daniela Damiano @amnistia

[1] PROVEA. Tragedia ambiental por derrame petrolero en Anzoátegui. Disponible en: https://www.derechos.org.ve/actualidad/tragedia-ambiental-por-derrame-petrolero-en-anzoategui

[2] Amnistia.org.pe. Perú: Empresa estatal debe reparar a comunidades indígenas por derrame de petróleo. Disponible en: http://www.amnistia.org.pe/peru-empresa-estatal-debe-reparar-comunidades-indigenas-por-derrame-de-petroleo/

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.