La Pastora anhela ser universal

Categoría: Guarureando |

Julio Materano | ElUniversal

Residentes celebran los 126 años de su constitución como parroquia civil

Lograr que La Pastora sea considerada Patrimonio de la Humanidad es una propuesta que el Gobierno aspira llevar a la Unesco y que se reaviva a propósito de su aniversario 126 como parroquia civil.

Que sea un planteamiento enérgico, fundamentado en planes que se traduzcan en el rescate de los bienes arquitectónicos y de interés patrimonial, es el anhelo de quienes allí residen; familias que en lo cotidiano se enfrentan a las fallas de servicios básicos y al recrudecimiento de la inseguridad, pero que sueñan con ver a la parroquia convertida en un bastión de «joyas arquitectónicas» que encarnan testimonios de la historia colonial de Venezuela, ilustran la puerta de entrada a Caracas y resumen el arraigo de inmigrantes españoles con una nueva tierra.

Se trata de una ambición que se remonta a hace al menos 35 años y que remite a la Gaceta 31.691, de fecha 7 de marzo de 1979, que declaró el casco central como «Centro Tradicional de Conservación», lo cual supuso el inicio de un proyecto que pretende salvaguardar las edificaciones y promover el sitio como centro de interés para la cultura.

El Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano reseña que La Pastora se erigió como parroquia un 16 de octubre de 1889, mediante un decreto emitido por el entonces presidente Juan Pablo Rojas Paúl; originalmente fue concebida como un barrio al pie de la trocha que unía a Caracas con La Guaira y luego formó parte de la parroquia Altagracia, al noroeste de la ciudad.

De acuerdo con un arqueo levantado entre los años 2004 y 2007 por el Instituto de Patrimonio Cultural, de 1.729 lotes, 59% está ocupado por casas tradicionales, lo que significa que 1.020 viviendas poseen gran valor.

Oscar Sánchez, portavoz de turismo del consejo comunal Casco Central I y representante de la Casa de Turismo «Tienda Caracas», afirmó que de 112 casas censadas por Fundapatrimonio, a finales de la administración del entonces alcalde Freddy Bernal, solo 96 han sido restauradas parcialmente.

Asegura que para dar cuerpo al plan de rescate, iniciado en 2007 a través de la escuela de restauradores patrimoniales La Maestranza, las autoridades tendrían que recuperar al menos 500 viviendas. Quienes se muestran sensibilizados por la preservación del patrimonio, advierten que muchos residentes ocasionan daños a la parroquia al remodelar fachadas e interiores de las casas.

Sánchez estima que más de 18% de las viviendas han sido reestructuradas de manera inapropiada con la intención de adecuarlas como pensiones, albergues, talleres mecánicos o locales comerciales.

Gisela Padilla, nacida en la zona, añora el paso del tranvía, una réplica que fue puesta en funcionamiento en 2008 y que quedó inoperativa dos años después. La iniciativa formó parte de un proyecto turístico, a medio ejecutar, que además abarcaba la instalación de un módulo policial y la creación de «Tienda Caracas».

Para el desarrollo de ese y otros planes el Banco Comunal entregó más de 100 millones de bolívares a cooperativas, cuyos recursos fueron aportados por el Fondo de Desarrollo Microfinanciero (Fondemi). A ocho años de ello, vecinos aún esperan mejoras para la zona.

Valor patrimonial

Más allá de su trazado, La Pastora aún conserva vestigios coloniales como el Puente Carlos III; la Iglesia de la Divina Pastora; el Antiguo Asilo de Huérfanos, hoy Colegio Madre Rafols, y la casa de Arturo Michelena, todos declarados monumentos históricos.

En el sitio además destacan bienes como la fachada neogótica de la Capilla del Noviciado de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana; la casa del Ambulatorio; la sede de la Unidad Educativa 5 de julio; el Colegio La Divina Pastora, fundado por la Madre María de San José; al igual que los grandes íconos como La Puerta de Caracas y el Camino de los Españoles que data de finales del siglo XVI, siendo por al menos tres siglos la única ruta transitable para transportar la mercancía proveniente del Puerto de La Guaira.

José González, quien dejó su natal Trujillo hace 35 años para residenciarse en La Pastora, se sabe consciente del valor de las edificaciones que yacen entre las esquinas de Perú a Dos Pilitas y de Gobernador a Urapal. «Es un lugar que permite aislarse de la urbe sin salir de ella, pero que requiere más que una pintura. Es vital rescatar la convivencia y reconocernos como habitantes», manifiesta.

Más allá la antigüedad

A propósito del anuncio realizado en febrero por el Ejecutivo nacional, quien planteó la posibilidad de proponer a la parroquia como Patrimonio de la Humanidad, el presidente del Instituto de Patrimonio Cultural, Omar Vielma, declaró a El Universal que operan en una mesa de trabajo, integrada por Fundapatrimonio y otras instituciones que cooperan con el levantamiento de su perfil.

«La Pastora está muy intervenida, se ha transformado mucho. Hay un grupo de casas que se mantienen, pero hay otras que fueron modificadas», dijo.

Durante una sesión extraordinaria realizada el 21 de octubre en La Pastora, la comunidad solicitó al Concejo de Libertador que acelere los trámites para presentar a la parroquia ante la Unesco. Oscar Marrero, portavoz de la Misión Cultura en la zona, explicó que para ello la cámara tendrá que efectuar un anteproyecto, presentarlo a la Asamblea Nacional para generar, con el Instituto de Patrimonio Cultural, la solicitud ante la Unesco.

Un proceso que, según Fundapatrimonio, podría tardar dos años. La institución además explicó que el valor excepcional de la zona es una condición sin la cual no podrían lograr la declaratoria. Una característica que, afirma, reúne el Centro Tradicional, su patrimonio viviente y tradición oral por encima de la antigüedad.

Entre sus residentes longevos están arraigados los relatos más fantásticos que dan nombres a las esquinas, historias que son repasadas con gozo por el vecino Santiago Borges. «La esquina Cristo Al Revés rinde honor a un zapatero reconocido, a mediados del siglo XIX, que solía voltear su crucifijo e imágenes religiosas para obtener sus peticiones». Para mostrar la historia local, la comunidad trabaja en alianza con cinco universidades, entre ella la UCV, para instalar placas en las fachadas y rutas locales.

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.