¿El “jalabolismo” crítico?

Categoría: ¡Ahí están, esos son! |
foto: Alejandro Vásquez

foto: Alejandro Vásquez

Por: Nicmer Evans |

Tomado de Aporrea

Seré breve hoy. La idea de la crítica propositiva siempre tiene dos probabilidades: prevenir o corregir. Cuando escribí mi “Carta Pública a Maduro” esta fue publicada dos días antes de iniciar la campaña electoral formal en un proceso atípico que apenas fue convocado en un mes, sin embargo la intención de dicho escrito era observar una serie de elementos que ponían en riesgo el resultado electoral y proponía una serie de acciones que permitían desarrollar una rectificación pertinente para evitar el resultado que al final obtuvimos el 14 de abril.

En ese momento algunos opinadores y actores políticos descalificaron la pertinencia del escrito, afirmando que debió publicarse la carta después de las elecciones, como si existiera un calendario oficial para la crítica propositiva en revolución, pero ¿Qué sentido revolucionario hubiese tenido hacer leña del árbol caído? Ahora, para algunos analistas “comprometidos” con el proceso revolucionario, lo mejor es esperar a que cometamos el error para después criticar, aún cuando se advierte a simple vista el error a cometer. En conclusión, para algunos la crítica propositiva a priori no es revolucionaria, ni es leal y menos comprometida si no repite lo que se quiere escuchar, es mejor hacer la crítica a posteriori, ya que ésta no trae ninguna responsabilidad y no se ve comprometido su status político, académico o comunicacional.

En estos días en un evento donde fui invitado como ponente, alguien me decía jocosamente pero muy en serio: “Nicmer, yo definitivamente soy un jalabola crítico”, y al preguntarle porqué, me respondió: “Porque no quiero perder mi cargo, pero soy crítico, así que primero adulo y después trató de decir lo que realmente pienso, y me ha dado resultado, pero eso sólo sirve para mantener el cargo.”

Invito a reflexionar si esta categoría que el camarada creó, realmente es la meta dentro de la revolución, o por el contario el orientarnos por “la irreverencia en la discusión y lealtad en la acción” es una mejor estrategia para crecer bajo el legado de Chávez.

“La autocrítica es para rectificar, no para seguirla haciendo en el vacío, o lanzándola como al vacío. Es para actuar ya.” Hugo Chávez Frías, 20 de octubre 2012, “Golpe de Timón”.


#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.