La lucha que viene: acerca del momento histórico y la lucha territorial indígena en Venezuela I

Categoría: Desde Abajo,foto plana,Guarureando,José Quintero Weir |

Sutsuin Jiyeyeyu WayuuJosé Ángel Quintero Weir

“Las grandes transformaciones no empiezan arriba ni con hechos monumentales y épicos, sino con movimientos pequeños en su forma y que aparecen como irrelevantes para el político y el analista de arriba. La historia no se transforma a partir de plazas llenas o muchedumbres indignadas sino, (…), a partir de la conciencia organizada de grupos y colectivos que se conocen y reconocen mutuamente, abajo y a la izquierda, y construyen otra política”

Sub-Comandante Insurgente Marcos,
Ni el centro, ni la periferia, Chiapas, Diciembre 2007

I.- Introducción: Los riegos de la palabra.

Ariyaa es un término añuu referido a un decir de alguien, esto es, alguien dice algo de alguien sin que ese alguien, de quién se habla, esté presente para agradecerlo o defenderse; por lo que, como quiera que sea (positivo o negativo), ariyaa es una práctica del ejercicio de la lengua que, para el filosofar añuu, debe ser evitado y/o cuestionado, pues, para bien o para mal, se trata de un discurso no confrontado. De tal manera que, cuando un añuu tiene un sentir que necesita decir sólo lo expresa de manera directa, pues, sabe, que en su palabra va su riesgo, puesto que no hay palabra sin riesgo, sin implicaciones (positivas o negativas), esto es, toda palabra pone sobre la mesa donde es expuesta, su propia exposición, su propio riesgo: del decir de la palabra y del sujeto que la emite.

Por otro lado, existe la palabra atiyera que es: enseñar mostrando, esto es, muestro para enseñar, para lograr que el otro vea en todas sus dimensiones lo que muestro a tal punto que, pueda por sí mismo ver lo que yo no he visto en lo que muestro y, de esa manera, pueda él enseñarme mostrándome lo no visto por mí en el momento de enseñar; por lo que, en el mismo proceso de enseñar debo ser capaz de aprender. He aquí, lo que el filosofar añuu entiende por “conversar”, “platicar”, “compartir a través de lo que se dice”, y, de forma más restringida: “debate”. En este sentido, para el filosofar añuudebatir no es en modo alguno una confrontación violenta pues, en el término atiyera no interviene ni media el sentido de imposición de un pensamiento sobre otro sino el de la complementariedad de ambos.

Finalmente, está el término: ariyota, que corresponde al verbo “soplar” en castellano, sólo que se trata de la estela de aliento que todo ser humano es capaz de transformar en palabras cargadas de sentido y que, a pesar de su invisibilidad, al ser emitidas, son susceptibles de ser registradas, precisamente, por el peso de su significación. Pudiéramos decir que, desde la perspectiva del filosofar añuu, decir palabras es, puntualmente, dar vida con nuestro aliento interior a nuestros pensamientos; así, lo que pensamos o anida en nuestro corazón, nace al mundo al momento de emerger al mundo como estela de aliento de nosotros.

Ahora bien, he tomado estos tres términos, relacionados entre sí, como principios o bases para la sustentación de lo que pretendemos sea una convocatoria al trabajo y a la lucha, y, que dirigimos fundamentalmente, a todos aquellos posibles aliados no indígenas de lo que pudiera ser un movimiento indígena autónomo; por ello, consideramos que nuestra palabra no puede ser expresada sino puntual y frontalmente. Esto implica, hacer públicas, sin miedo ni complejos, nuestras diferencias de visión política con todos los aliados: indígenas o no indígenas. No es posible construir la unidad de los de abajo sin hablar con propiedad, es decir, con la verdad.

En tal sentido, hablaremos desde lo que nuestro corazón ha experimentado, aprendido, pero también, por lo que anida, siente y orienta la creación de nuestra palabra; por lo que, hablaremos con respeto pero sin que ello implique menoscabar su contundencia, es decir, no estamos obligados a hacer concesiones y, por lo mismo, sólo hablaremos con verdad (así sea parcial) ya que, sabemos, hablar con verdad es estar orientados por el principio de la complementariedad y no por la conveniencia: no creemos y detestamos el pragmatismo de los que hablan y actúan por conveniencia, pues, tal es la práctica resultante de quien no cree en la responsabilidad de la palabra que dice.

Pero, hablar con verdad, puntual y frontalmente nos obliga a asumir nuestra responsabilidad por todo lo que con honestidad aunque, desacertadamente, hemos hecho, y, por eso mismo, asumir nuestra responsabilidad de lo bueno y lo malo que ha sucedido en la construcción del movimiento indígena en Venezuela lo que, sin lugar a dudas, nos lleva al segundo principio: con humildad, hablaremos para mostrar lo que pretendemos enseñar y nunca imponer, pues, en definitiva, estamos dispuestos a aprender de la palabra de los otros.

Finalmente, muy lejos de nosotros está la idea de sólo escribir un artículo para ser leído y ¡vaya!; por el contrario, esperamos y pretendemos que nuestra palabra pueda germinar y crecer en el corazón de los otros para que, ciertamente, tome el rumbo de una conciencia del lugar, del territorio, pues sólo así será capaz de fortalecer y hacer crecer la lucha por la autonomía. Dicho de otra manera, nos negamos a hablar por hablar, pues, hemos decidido nunca más lanzar hijos al vacío, pues, todo añúu-wayuu sabe que su palabra dicha es como un hijo creado y del que sólo es responsable aquel que la dice.

Por ello, asumimos la responsabilidad de lo que aquí diremos, pero sobre todo, asumiremos a todos aquellos que al leerla, escucharla o comprendan, sientan la necesidad de hermanarse con la palabra (hijos) de todos los que luchan por la persistencia de la humanidad. De no ser así (lo que es del todo comprensible), creemos mejor callar y así lo haremos, aunque sabemos que lo que se sobreviene es el final de la vida de los pueblos que, por su propio filosofar, son los únicos que en este contexto histórico pueden contribuir a orientar la permanencia de la vida del mundo, aún, la de sus enemigos históricos.

Vale decir, no intentamos convencer a nadie de nada que no pueda, ese mismo alguien, comprobar. Ahora bien, si por razones pragmáticas el interpelado decide tomar otro rumbo jamás le condenaremos; pero eso sí, le exigiremos asumir la responsabilidad de su palabra y decisión porque, para el filosofar indígena (añuu-wayuu y en toda AbyaYala), un sujeto, cualquier sujeto, puede olvidar individualmente su historia, puede hacerse el loco y pretender que no ha pasado nada; pero debe saber que en el filosofar indígena de toda AbyaYala existe el principio de que ningún pueblo puede olvidar, pues, de su memoria depende su persistencia histórica, su saber y su permanente y cíclica vuelta al presente tal como hoy día se presenta con toda la fuerza que esa misma memoria e historia les provee. En este sentido, cualquier traidor puede valerse de los pueblos indígenas porque los crean “inocentes”, sin embargo, les advertimos, para estos pueblos existe siempre un pagamento y, por tanto, el cobro por la irresponsabilidad de la palabra y el hacer irresponsable; esto es: antes que tarde, cobraremos en justicia y por la justicia.

entrega siguiente: http://laguarura.net.ve/?p=12995

 
laguarura.info, colectivo de usuarios
Grupo de Facebook · 1052 miembros
Unirte al grupo
laguarura.info Medio digital de la Organización Indígena Intercultural Wainjirawa y del Encuentro por una Integración Abyayala Desde Abajo, espacio d...
 

4 respuestas a La lucha que viene: acerca del momento histórico y la lucha territorial indígena en Venezuela I

  1. Respuestas al debate propuesto, de esta primera parte:

    RUP_TU_RA
    26 de ene. (hace 6 días)

    Gracias Hermano:
    Ya esta publicado en rupturaorg.blogspot.com
    Nuestro correo es ruptura.org@gmail.com

    Juan Carlos La Rosa Velazco
    27 de ene. (hace 5 días)

    muy bueno josé!, fundamental para la formación de los hermanos indígenas que aspiramos hagan el camino para levantar de nuevo el tiempo de las rebeldía. estoypublicandolo y promoviéndolo.

    Roberto Ulises Pimentel Bermudez : Equipo Zapatista México
    28 de ene. (hace 4 días)

    Acepto la invitación José…

    Gustavo Soto: Bolivia:

    Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
    Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
    Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
    Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
    Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada

    Texto atribuido a Brecht,

    De paráfrasis obligatoria en la Bolivia de Evo El Supremo

    RaulZibechi
    27 de ene. (hace 5 días)

    Hermano,cuando las cosas se ponen feas, es mejor decir de frente, sin vueltas, aunque duela.

    ahi va:

    Vivimos el peor momento que recuerda en décadas, o que recuerda en mi vida, y vivi dos dictaduras.
    Los de arriba son más poderosos que nunca. Nunca habían tenido tanto poder material y tanto poder físico. Y demás de poder saben lo que quieren (quitarnos del medio) y no les va a temblar el pulso.

    Enfrente de ellos, nosotros estamos desconcertados. No hay estrategias. Ahora todo se apuesta a la victoria electoral. La única mirada, el único objetivo es seguir ganando elecciones para hacer como que las cosas marchan.

    El problema es que nos estamos hundiendo. Los gobiernos progreso son la aspirina para adormecernos, son la orquesta del Titanic que sigue tocando mientas los tapa el agua para que no haya pánico en el barco.Pero la acción que genera el pánico es lo único que pude salvarnos.

    Por otro lado, no hay debate ideológico, y los intelectuales y académicos están a años luz de la gente, dicen puras bobadas. Hay uno que no quiero decir el nombre que habla del Estado como nuevo movimiento social…y se queda tan feliz.

    La solidaridad internacional es valiosa, pero nunca derrotó a ningún régimen. En fin….

    Si me guío por la historia, debemos estar muy atentos a las crisis sistemicas, incluyendo guerras, ya que pueden darnos alguna oportunidad de darles un zarpazo. como sucedió siempre. Para eso hay que durar haciendo, seguir haciendo pero con la intencionalidad de durar para aprovechar el viento a favor, si llegamos vivos a esos momentos decisivos que sin duda llegarán.

    te mando un fuerte abrazo,

    Raúl

    ayamtai08
    25 de ene. (hace 7 días)

    Roberto Espinoza: Perú.

    De acuerdo José Angel, en el intercambio que propones. Hablar desde el sentir y vivir y en el lenguaje que quieran esa “minoría de la mayoría de los pobres” es fundamental, y no puede ni debe dar lugar a enojo alguno.
    Por ejemplo, eso de “ninoría nacional” es lo que usa el capitalismo de estado chino, para negar la existencia y derechos de más de 150 millones de otros pueblos y culturas originarias en China. Están más atrás de muchos gobiernos neoliberales, Y lo heredaron del stalinismo y éste del leninismo, así que lo prudente es que sople aire fresco en la herencia marxista tan llena de metidas de pata.
    Bienvenido ese “pensamiento Otro” de los pueblos originarios de Venezuela.

    Gran abrazo.


    Norma Giarraca : Argentina.
    25 de ene. (hace 7 días)

    Claro que estoy dispuesta a escuchar, a aprender de las palabras de los
    otros, muchos otros que excluye (como diría Boa) explotadores, saqueadores,
    contaminadores…no sé aún que puedo aportar desde un país que descubrió
    recientemente que estos territorios tenían poblaciones preexistentes y esos
    pueblos que van alzando su voz de a poquito, pero lo intentaré. Gracias José
    Angel por tentarnos en un desafío necesario en estos momentos que tienen más
    de ideas mortificantes que de pensamiento vital. Estoy con el sonido en mis
    oídos de los zapatistas y siempre registro algo importante en ellos y en
    todos, en vos y en tu pueblo…. Un abrazo Norma Giarracca

    cwpg@uol.com.br
    Carlos Walter Porto-Goçalves : Brasil 27 de ene. (hace 5 días)

    Hermano José e demais hermanxs
    Estoy atento a tus reflexiones e avido de tus sugerencias de propuestas e acciones.
    Con amistad
    Carlos Walter


    Fernando Mamari: Brasil
    27 de ene. (hace 5 días)

    Hermano José,
    Esa noche soñé contigo. Se de la importancia del sueño para la filosofiaañuu y por esto te lo voy a contar. No me acuerdo huy bien sobre lo que platicamos, solo de algunas sensaciones. Mas o menos me acuerdo que estábamos sentado en un campo, afuera de una casa o algo así. Yo me senti angustiado con algo, preocupado, y tu me hablaba cuentos, reía, me explicaba cosas, me acuerdo bien de tus risas. Poco a poco me ponía mas tranquilo y empezaba también a sentirme alegre. Se que desperte bien contento y con muchas ganas de seguir adelante. Espero tus palabras mi amigo y ojalá pronto podamos nos reencontrar. Un fuerte abrazo a ti y todos los de la lista.
    Fernando

    Boaventura de Sousa Santos
    Portugal 27 de ene. (hace 5 días)

    Querido Hermano Jose Angel

    El capitalismo salvaje está por todas partes y ha devorado casi todo lo que restaba de la izquierda. Europa se ha convertido en un deserto hostil donde los oasis imaginados vienen desde el sur. Y de la izquierda que resta solo una parte muy pequena puede entender el grito de tu pueblo. Somos pocos, más que nunca pocos, pero no desistimos. Cuenta, hermano, con mi presencia.
    unabrrazo solidario
    Boaventura

    Aana Wainjirawa
    3 febrero, 2014 at 11:57 AM
    Responder

  2. Pingback: Venezuela: Momento histórico y la lucha territorial indígena… | Red Latina sin fronteras

  3. Pingback: La lucha que viene II: Consideraciones para la definición de eso que llaman: momento histórico. | laguarura.net

  4. Pingback: Venezuela: Acerca del momento histórico y la lucha territorial indígena (I) | Red Latina sin fronteras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *