CODPI: El caso de Repsol en Perú: ¿cómo ingresan las empresas extractivas en los territorios indígenas?

Categoría: Sin categoría |

foto_contaminacion_aguaPRESENTACIÓN

El presente trabajo tiene su origen en la búsqueda por sistematizar prácticas de empresas domiciliadas en países que han ratificado el Convenio 169 de la OIT en territorios indígenas de Perú. El fin es proveer material y datos a quienes estiman, como es el caso de los autores, que estos países, sus gobiernos y sus empresas están obligados al pleno cumplimento de los preceptos de este convenio, así como lo están los Estados en que las poblaciones indígenas son mayoritarias, como es el caso de Perú.

En esas circunstancias, en junio de 2011, se trabó un contacto, casual en muchos aspectos, con el Sr. Joel Sergio Figueroa, a la sazón jefe de la comunidad de Tsoroja, del pueblo caquinte, quien había viajado a la ciudad de Lima en busca de apoyo para afrontar su conflicto con la empresa Repsol que, sin proceso de consulta previa ni consentimiento alguno, venía trabajando al interior del territorio de su pueblo. Más tarde ampliamos el contacto con el presidente de la Organización de Desarrollo el Pueblo Kakinte (Moisés Sergio Salazar), organización representativa de las siete comunidades en que se distribuye su población.Un pueblo en las condiciones de vulnerabilidad extrema como el caquinte pone a prueba el aparato del Estado peruano y su voluntad para cumplir con sus compromisos internacionales en el campo de los derechos humanos

El caso del pueblo caquinte se presentaba como singular por cuanto, aun partiendo de una situación de aislamiento geográfico, que le caracteriza como pueblo en contacto esporádico y en desigualdad con los pueblos indígenas vecinos –quienes incluso marginan al pueblo caquinte en cuanto pueblo, incluyendo en esa marginación su identidad y su lengua– manifestaba, no obstante, una resistencia recalcitrante frente a los intentos de las empresas del Consorcio de Camisea que habían conseguido doblegar al resto de los pueblos de la región siendo, como son, pueblos con una dirección organizativa compleja y con una mayor experiencia/práctica en procesos de autogestión indígena no solo a nivel interno, sino también ante el Estado y las empresas que encabezan las actividades de hidrocarburos en sus territorios, lo que no significa que hayan logrado estos, a partir de su gestión organizativa y comunal, consolidar el ejercicio de sus derechos individuales y colectivos.

Un pueblo en las condiciones de vulnerabilidad extrema como el caquinte pone a prueba el aparato del Estado peruano y su voluntad para cumplir con sus compromisos internacionales en el campo de los derechos humanos, así como también la capacidad de la empresa para desarrollar en la práctica sus proclamadas políticas de responsabilidad social.

 

Las condiciones en las que ingresan las empresas a los territorios indígenas

El trabajo estuvo enfocado desde el principio no a hacer una enumeración de violaciones de los derechos de los pueblos indígenas al afrontar actividades extractivas en su territorio, un tema que ya ha sido profusamente trabajado, sino más bien a tratar de analizar las condiciones en que las empresas ingresan a los territorios de propiedad de los pueblos indígenas y se permiten alterar de manera irreversible todas las condiciones que les permitieron vivir como un pueblo único y autónomo.

Estamos ante un hecho colonial, en la misma medida que lo fue hace 500 años, y por similares razones y con mecanismos semejantes¿Qué es lo que justifica esta intromisión en la vida de un pueblo con tamañas secuelas en el orden de los derechos personales y colectivos? La jurisprudencia y los estándares internacionales han resuelto que la respuesta está en un proceso de consulta previo, informado, libre y de buena fe, culturalmente apropiado que, por unas u otras razones, se llegue a convencer a dicho pueblo a consentir el proyecto, generalmente un proyecto que conlleva el enriquecimiento ajeno a costa de poner en riesgo sus propias determinaciones de desarrollo. Al fin y al cabo esa podría ser una respuesta aceptable sobre la base de la aplicación del derecho a la autonomía y a la libre determinación.

Sin embargo, ¿y si no existe o no se realiza dicho proceso de consulta? Estamos, entonces, ante un hecho y prácticas coloniales, que pocos se plantean como ilegítimo. No obstante, lo es en la misma medida que lo fue hace 500 años, y por similares razones y con mecanismos semejantes.

Es claro que un incumplimiento de Estado, violatorio de derechos humanos de alto rango en la jerarquía jurídica, no debiera ser aprovechado por las empresas para enriquecerse, al menos no sin quebrar la imagen de decencia y de responsabilidad social que las empresas publicitan.

Sin embargo, las empresas alegan el respeto al derecho –también un derecho constitucional– al libre ejercicio de la voluntad contractual de las personas indígenas (naturales y jurídicas) para establecer acuerdos privados que podrían, según ellas, propiciar un mínimo de legitimidad a sus intervenciones. Solo que la forma en que, habitualmente, se construyen estos acuerdos no suele cumplir con los requisitos para su validez jurídica, ni por su contenido ni por su forma, con lo que no solo no sirven a la finalidad de legitimar el uso de una propiedad ajena y la violación continuada de derechos fundamentales de un colectivo humano, sino que añaden a la trasgresión nuevas injurias y afrentas contra la dignidad del pueblo afectado.

 

La responsabilidad de los Estados donde están domiciliadas las empresas

Cuando se trata de empresas europeas domiciliadas en países que han ratificado el Convenio 169 de OIT, como es el caso de la empresa Repsol cuya actuación en el Perú ha centrado nuestra atención, los Estados debieran tomar cartas en el asunto; porque a nuestro entender, y de acuerdo con la Convención de Viena sobre los tratados -y el texto del propio Convenio-, están obligados a ello bajo responsabilidad.

Con ese hilo conductor, el presente texto está estructurado en cuatro partes: en la primera, se presentan diversos contextos, que constituyen casos en los que la empresa Repsol entra en conflicto con las poblaciones indígenas con las que interactúa e impone su presencia de manera muy poco ética, forzando la voluntad incluso la de aquellos que no pueden expresarla por sí mismos.foto aguanegraCuando se trata de empresas europeas domiciliadas en países que han ratificado el Convenio 169 de OIT, los Estados debieran tomar cartas en el asunto

En la segunda parte, nos centramos en el caso del pueblo caquinte para analizar precisamente las condiciones en las que se producen los acuerdos particulares que, asumidos como actos de consentimiento, sirven a la empresa para legitimar, mínimamente, su intervención sistemática y continuada en tierras de pueblos indígenas no consultados al respecto.

En la tercera parte, se trata de comparar, brevemente, la crónica de los sucesos enumerados en el estudio con el mandato de la normativa peruana, el de los estándares internacionales construidos para la protección de los derechos de los pueblos indígenas y la propia política de responsabilidad social publicitada por la empresa.

Por último, se introduce el debate de la responsabilidad que cabe a los Estados que han ratificado el Convenio 169 de OIT para controlar y regular la actividad de sus nacionales en tierras de pueblos indígenas, incluyendo sus empresas de bandera o con domicilio permanente en dichos países.

Es preciso decir que nuestro aporte se concentra en la segunda parte de este documento y que nada nos daría mayor satisfacción que el texto fuera de provecho para desarrollar iniciativas que desarrollen lo que introducimos, de manera muy provisional en la cuarta parte del trabajo.

 

Cumplimiento de derechos para una vida con libertad y autonomía

El contacto con el pueblo Caquinte nos ha supuesto no pocos compromisos en virtud de que se trata de un pueblo con muy poco apoyo y con grandes necesidades de cooperación en una coyuntura muy compleja en la que en una década se han visto obligados a reconsiderar su perspectiva sobre el mundo que les tocó y les va a tocar vivir. En cualquier caso, nos hemos visto sorprendidos por el avance significativo que el pueblo caquinte ha experimentado en un corto lapso del tiempo aunque con muy escasa respuesta del Estado. No solo han logrado poner en marcha la propia organización de la ODPK en medio de tantos problemas internos, también se han dado avances en el reconocimiento y la normalización oficial del alfabeto de su idioma, tan importante para reforzar su identidad; la auto-identificación a partir de su dinámica sociocultural interna, ante una convivencia compleja con pueblos vecinos con los que está emparentado etno-lingüísticamente, la exposición pública de sus necesidades sociales más urgentes, el acercamiento a otras organizaciones de base como la Central Ashaninka de Río Ene con el fin de fortalecerse en aprendizajes y mecanismos que favorecerán la autogestión indígena de su pueblo; las iniciales reflexiones sobre posibles reconfiguraciones sobre el uso y manejo de las reservas comunales ashaninka y machiguenga, que constituyen área de uso ancestral por parte también del pueblo caquinte; sus estrategias para configurar y asegurar su unidad territorial ante la vulnerabilidad expresa que experimentan; el manejo espontáneo de los medios de comunicación; la lucha contra la manipulación de las empresas; el dificultoso lobby con las oficinas del Estado; ciertos planes de recomposición de su territorio tradicional y tantos otros.

Ojalá hayamos podido, y podamos en el futuro, contribuir a que los derechos de este pueblo sean respetados y puedan vivir con libertad y autonomía la vida que ellos determinen vivirEllos, los caquinte, y nosotros, hemos contado con la invalorable colaboración de la lingüista Lucy Gutiérrez Dongo. Sería injusto no mencionar aquí su nombre aunque posiblemente ella no disfrute con ello. Pero buena parte de la información sobre lo que aquí se relata procede de sus fuentes aunque no es responsable del uso que, con acierto o sin él, hemos hecho de ella. Pero es que además Lucy Gutiérrez está en muchos aspectos entregada a la causa del pueblo caquinte con una pasión que en ocasiones conmueve en un medio laboral donde cada vez menos jóvenes profesionales están dispuestos a ponerse del lado de quienes no tienen a nadie.

Un agradecimiento especial al, Presidente de ODPK, Sr. Augusto Moisés Sergio Salazar; a Cornelio Sergio Sanchez, Vice Jefe de la CN Tsoroja; al Teniente Gobernador, al Sr. Geremías Sergio Salazar, y a sus esposas; así como al Sr. Ugarte Salazar Sergio, Jefe de Uni 311 Mangoriari; y a los comuneros y comuneras de la CN de Tsoroja que nos ayudaron a entender un poco más la situación. También al jefe de la comunidad, Sr. Joel Sergio Figueroa, quien pese a su posicionamiento, inquieto para con nuestro trabajo, siempre nos acogió con el mayor respeto.

Ojalá hayamos podido, y podamos en el futuro, contribuir a que los derechos de este pueblo sean respetados y puedan vivir con libertad y autonomía la vida que ellos determinen vivir.

 Descargue el libro completo al final del siguiente link: 
http://codpi.org/observatorio/195-el-caso-de-repsol-en-peru-icomo-ingresan-las-empresas-extractivas-en-los-territorios-indigenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.