Les digo a los sujetos públicos: que jodido es decir “algo contundente”

Categoría: foto plana,Guarureando |

1173859_658944234116483_1618977772_nPor Robzayda Marcos.

Será que en estos tiempos de disyunción política en el proyecto de refundación de la patria, no basta con DECIR. Necesitamos vernos en la práctica porque el discurso ya no nos cohesiona ni nos identifica.

Para mí es frustrante  leer en la palestra a la vanguardia de la izquierda emular la frase: “CRISIS” y peor aún es la frase “CRISIS MORAL”. Eso ya no le dice nada a nadie, mucho menos al pueblo trabajador que ha servido de espectador y aplaudidor a los oradores de congresos y foros sobre LAS CRISIS; verbigracia el primero en hablar en los medios sobre crisis fue Marcel Granier ¿recuerdan? imaginense pues…

Que jodido es decir algo contundente…  Pero ¿para qué hay que decir algo contundente o absoluto, cuando lo que deberíamos estar levantando es un debate lejos de absolutismos y más cercano a lo que verdaderamente somos: “complejos, diversos, inciertos e históricos” .

Los desacuerdos políticos con estos catorce años de gobierno bolivariano, no pueden ser usados, como usaban los adecos y los copeyanos sus gestiones anteriores: para erigir críticas desde el ideal social y la filosofía abstracta de modelos políticos.

Estos catorce años no son de la cuarta república, aunque sintamos en mucha medida que si, que es más de los mismo. Dependerá de nosotros  si nos conformamos con balbucear que este gobierno es malo o bueno o por el contarrio nos lanzamos la verdad histórica y su contexto por todo el cañon.

Estos 14 o 15 años  deben obligarnos a agarrar las luchas políticas desde lo más concreto y convertirlas en un ejercicio de debate plural en la calle, en la plaza para enarbolar aunque sea por un instante la cultura contrahegemónica en acción, la escuela que sane la disociación social y el silencio.

Para qué decir lo obvio en contra del poder, si el poder ha sido así siempre sin importar quién lo ejerza. Como puede significar algo la palabra MORAL si nuestras luchas han sido precisamente contra esa postura opresora, hipócrita y castrante, a quien le queremos hablar cuando decimos CRISIS, qué queremos que entiendan con esas palabras.

Por ejemplo: Cómo para qué le voy a hablar de crisis moral a una joven de un barrio que está empatada con el pran de la zona (porque eso es sobreviviencia), y pese a eso, las palabras de chávez y la lucha por el pueblo la inspiraron y se motivó a conformar un consejo comunal,  y luego de conformado comienza a ver que se le cierra cada puerta que toca en el gobierno, que no hay dinerito pa´los proyectos y que ella ha sido la única en dar la cara a  los vecinos sin poder cumplir lo ofrecido. Es más todo el tiempo invertido en trámites se los está cobrando el hambre y la falta de salud en su casa por la falta de churupos, aunque afuera en su barrio se corre la voz: que los reales sí los dieron y ella se los comió con su noviecito pran. Y bueno, quizás el novio y ella han ganado alguito con las parcelas que la joven vocera comunal  le aprobó al pran en un acta expedita que argumentaba dicho negocito con la frase: DERECHO A LA VIVIENDA, pero que en realidad se trataba de una mentira piadosa para vender la parcelita con rancho y sacar aunque sea 50 palos que ayudara a pagarle la operación al chamo, ya que no cuenta con un seguro social y los hospitales y el cdi que antes era muy bueno está cada vez “más peor”, porque parece que los reales que otorgaron para remodelarlo, se perdieron en el camino.

¿Valdría la pena decir que la crisis moral es la causa o la consecuencia?…. ¿con qué me como la Moral en este contexto, además, desde cuál moral estamos hablando?

Silvio Rodríguez diría:

Compañeros de historia,
tomando en cuenta lo implacable
que debe ser la verdad, quisiera preguntar
—me urge tanto—,
¿qué debiera decir, qué fronteras debo respetar?
… ¿Hasta dónde debemos practicar las verdades?
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.