Tres marchas universitarias: Tres usos distintos del movimiento estudiantil

Categoría: Poderes Creadores |

600799_4199190996633_1374085178_n

 Por Henry Escalante

Culmina una semana en que la agenda noticiosa la ha copado el tema universitario.
La realidad que tanto ocultara la ministra Córdova, con la llegada de Calzadilla a dicho ministerio, ha salido a relucir, bajísimos salarios, contratación colectiva vencida, supuesta ilegitimidad de organizaciones de las y los trabajadores universitarios hoy legitimados por sus luchas de calle, sentados tan igual que la aristocracia sindical de maletín en las mesas de discusión de la contratación colectiva, en fin, prácticas nada santas de los auto denominados “bolivarianos”, nada distintas de la extinta CTV.
Se inicia la semana, el lunes 20, con un evento trascendental para la clase trabajadora universitaria, la convocatoria a instalación de las mesas de discusión de la contratación colectiva. Tal evento, intentó coparlo la aristocracia sindical de Fetrauve-Fenastrauv-Fenasinpres, quienes valiéndose de su posición política y relaciones con el alto gobierno, pretenden auto adjudicarse un logro que, es el producto de la lucha y movilización de las y los trabajadores universitarios, quienes desde finales del año pasado se han mantenido en conflicto abierto contra las pretensiones gubernamentales de excluirlos de la discusión de su contratación colectiva.
El discurso de la “ilegitimidad” fue barrido por la rueda de la historia de la lucha de clases. Se impuso la verdadera LEGITIMIDAD, esa que, sólo dan quienes en las calles, pelean por sus derechos y reivindicaciones, las y los trabajadores, en este caso, la clase trabajadora universitaria. Cuatro representantes de la aristocracia sindical y cuatro representantes de las legítimas representaciones de trabajadores y trabajadoras universitarias discuten la contratación colectiva del sector universitario.
Este día, sin embargo, ocurrieron hechos que desnudan la naturaleza mafiosa de esa aristocracia sindical de nuevo cuño. Carlos López anunciaba a bombos y platillos que, sus representados se concentrarían en un ambiente festivo, con tarima y todo, en Plaza Caracas, sede del Mintrass. No pasaban de cien, los supuestos representados por Carlos López, Orlando Zambrano y Telémaco Figueroa, la cúspide de la pirámide aristocrática que se ha formado en el sector de las y los trabajadores universitarios. De ese centenar de trabajadores concentrados en plaza Caracas, había unos que destacaban entre los mismos: trabajadores del sector construcción quienes eran la mayoría entre los supuestos universitarios.
¿Qué hacían allí los trabajadores de la construcción? Era la pregunta obligada, habida cuenta que, para todas y todos es conocido cómo resuelven sus diferencias sindicales. “Las muertes de dos dirigentes e igual número de obreros afiliados a sindicatos de la construcción del Estado Bolívar ocurridas el sábado 20 y lunes 22 de abril, es una muestra de violencia sindical que costó la vida a 36 trabajadores en lo que va de 2013, afirmó Octavio Campos, directivo de Fetraconstrucción”. (El Nacional, 01-05-2013).
Llegada la hora fijada para la instalación de la Normativa Laboral, quienes no fueron invitados con la formalidad del caso, pero –curiosamente- convocados, informalmente, por la ministra María Cristina, el ministro Calzadilla y hasta una comunicación firmada por el mismísimo Carlos López, que se le hizo llegar, vía un ex directivo de SinatraUCV, hoy jubilado, al dirigente de la clase trabajadora universitaria, camarada Eduardo Sánchez, se hizo presente en la sede ministerial. Su comitiva, fue recibida a empujones por quienes desde tempranas horas se mantenían en la plaza, ingiriendo bebidas espirituosas y oyendo la música tropical que, desde la tarima, pretendía darle un ambiente festivo al evento. La sola presencia de Sánchez alertó a las bandas que se mantenían desde temprano en la plaza, pronto salieron a relucir las llamadas armas blancas, cuchillos y punzones. Se hacía obvio, del por qué de la presencia de determinados trabajadores entre los universitarios y las muchas convocatorias al líder de las y los trabajadores universitarios, Eduardo Sánchez. Su no presencia en el acto de instalación de la Normativa Laboral, sólo podía evitarse sobre la base de un incidente violento; una herida punzo penetrante que lo sacara del sitio hacia un hospital y, con ello, la posibilidad de que las y los trabajadores universitarios tuvieran representación legítima en las llamadas mesas de negociación. La propia ministra María Cristina, al tener conocimiento de las veladas intenciones de la aristocracia sindical, no sólo que llama a la Policía Nacional Bolivariana, que brillaba por su ausencia, sino que, para evitar males mayores, toma la medida preventiva, de asignarle un policía como escolta, para el resguardo de su vida, al camarada Sánchez. Con ello, le evita al gobierno del camarada Nicolás Maduro, un escandalazo de marca mayor, de haber ocurrido lo que presumimos tenía planteado ejecutar esa criminal aristocracia sindical. No obstante, su plan se les vino al piso, ante la actuación responsable de la ministra Iglesias y la decidida voluntad de la verdadera dirigencia de las y los trabajadores universitarios en ser parte de lo que han conquistado con sus paros, marchas y trancas de puertas: su Contrato Colectivo.
No era poca cosa lo que se jugaban ese día, las y los trabajadores universitarios. Importantes enseñanzas viene dejando esta lucha en la conciencia de las y los trabajadores universitarias. La agenda de la semana continuaría con el paro universitario de empleados/empleadas y obreros/obreras el día martes 21. El miércoles, otro sería el escenario. Mientras obreros/obreras y empleados/empleadas se reunían en el Aula Magna de la UCV para evaluar la instalación de su Contratación Colectiva y se incorporaban a su lucha, con agenda propia, un sector del movimiento estudiantil revolucionario ucevista, organizado en diferentes colectivos, tales como: Marea Socialista, FCI, Brigadas por las Residencias Estudiantiles (BRE), Colectivo Praxis, Movimiento Estudiantil Independiente (MEI), Construyendo la Praxis, MYR (Matemática y Revolución), JCV, SURCO y Conciencia Zurda.
En las afueras, se concentraba la supuesta marcha convocada por la FAPUV, la APUCV y las autoridades universitarias de la UCV y la UC, quienes encabezaban la marcha, protegida por un nutrido grupo de motorizados de la Dirección de Seguridad de la UCV. Marcha profesoral que, al precisar el rostro de las y los asistentes, su juventud, se evidenciaba que, una vez más, las y los profesores universitarios utilizaban al movimiento estudiantil de derecha, como carne de cañón en la lucha por sus reivindicaciones socio-económicas.
Y, en efecto, por cada decena de las y los asistentes uno era profesor/profesora. Las franelas amarillas de Primero Justicia competían con las azules de Un Nuevo Adeco. Sólo, les unificaba, la mano de OTPOR. Por lo demás, el característico blanco anglosajón, definía el carácter clasista de las y los marchantes. Cecilia Arocha, de autoridad pasaba a convertirse en dirigente sindical, bajaba desde su Olimpo, por escasas horas. La juventud de JAVU, no menospreció la oportunidad para manifestar su odio contra lo que representó nuestro Comandante Infinito Hugo Chávez, sus canciones, tergiversadas por esa derecha fascista: “patria, patria querida, mierda es mi sol”, coreaban entre ratos.La marcha profesoral en la que, las y los estudiantes de derecha hacían el bulto mayor, pronto llegó a la esquina de El Chorro, donde un pelotón de la Policía Nacional les contenía en la avenida, todo el gabinete del ministro Calzadilla les esperaba con sus brazos abiertos para atender sus solicitudes, casi rendidos a los pies de la rectora Arocha y su pléyade de acompañantes. Quienes hasta no hace mucho, eran desacreditados como golpistas y desestabilizadores, eran recibidos como triunfadores. “Nos reunimos con un grupo de colegas universitarios que trajeron un conjunto de propuestas para abordar temas pendientes en las universidades y hemos reiterado la decisión de que este incremento sea hecho muy pronto. Todavía se están haciendo cálculos y ajustes para hacer la propuesta salarial en el marco de la normativa laboral, es decir, de las mesas que están actualmente constituidas para definir una contratación colectiva”, dijo. Calzadilla reiteró con esta reunión, en la que estuvo acompañado del viceministro de políticas estudiantiles, Jehyson Guzmán; el asesor de despacho, Humberto Zambrano; y el director de la cartera, Jonathan Montilla, la voluntad del Ejecutivo Nacional para dialogar con todos los actores involucrados en la discusión del aumento de salario para los profesores, obreros y trabajadores administrativos universitarios…” (AVN, 22-05-2013). El colmo de la declaración ofrecida por el ministro Calzadilla lo pondría, la invitación del ministro a la FAPUV a incorporarse a las mesas de discusión de la contratación colectiva. como lo reseña la AVN en su nota informativa: “Sobre la petición extendida por la presidenta de la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv), Lourdes Viloria, de discutir el aumento de sueldo vía normas de homologación, Calzadilla recordó que el instrumento válido es la normativa laboral instalada el pasado lunes 20 de mayo en el Ministerio del Trabajo y la Seguridad Social (Mintrass) en la que pueden participar todos los gremios que aún sin estar sindicalizados, formen parte del sector universitario y manifiesten ante el Mintrass el interés de participar en la discusión…” (AVN, 22-05-2013). ¡Fin de mundo!

Llegado el jueves, la anunciada marcha de las y los trabajadores universitarios comienza a concentrarse desde tempranas horas en la plaza del rectorado de la UCV. Empleados/empleadas, obreros/obreras de todo el país se hacen presentes a la cita fijada desde semanas atrás. La novedad en esta marcha, la constituyó la presencia de los colectivos estudiantiles de izquierda quienes marcaron la nota, además de sus consignas y cantos: “A luchar, a luchar por una justa beca y el aumento salarial”, si bien participaban de la marcha de trabajadores y trabajadoras universitarias, su independencia se le garantizaba, llevaban su propio pliego de exigencias al Mppeu: incremento de becas a un monto digno, restablecimiento de las providencias administrativas estudiantiles bajo control de las y los estudiantes organizados en comités de usuarios, entre otras exigencias, muy sentidas todas, por el movimiento estudiantil universitario. Cerca de cinco mil empleados/empleadas, obreros/obreras y estudiantes, iniciaron su marcha hacia la sede del Mppeu, en espera que allí les atendieran.

Sorpresa mayor, se darían las y los asistentes a la marcha universitaria cuando pretendieron acometer la avenida México y enlazar con ello la avenida Universidad. A la altura del Teatro Teresa Carreño, grupo de franelas rojas les advertirían que esa ruta solo les conduciría hacia una confrontación; de inmediato, la marcha se reorienta hacia la avenida Bolívar, así, ambas marchas, podían verse la una a la otra, una por la avenida Universidad y la otra en la Bolívar. Al llegar al final de la Bolívar, aún no terminaba de pasar la otra marcha, la actuación responsable de la dirigencia clasista y revolucionaria les indicaba que no debían toparse la una con la otra, evitar la confrontación que alguien, de manera irresponsable, una vez más, propiciaba. De la noche a la mañana, la aristocracia sindical de maletín había convencido al ministro Calzadilla de la convocatoria a una marcha “la universidad con la revolución y contra el fascismo”, como la denominaron, pero, que no perseguía otro objetivo sino invisibilizar la impactante marcha de las y los trabajadores universitarios y, las y los estudiantes de izquierda. El mismísimo ministro Calzadilla y todo su tren ministerial, encabezaban la marcha en compañía de la aristocracia sindical y, el bulto lo hacían las y los estudiantes de la Uneartes y otras universidades. Sin duda, no hay distinción entre el uso que da la derecha a su movimiento estudiantil y el dado por quienes se dicen “bolivarianos”, el de bulto en sus movilizaciones, simples rellenos.

Pues bien, la marcha de las y los trabajadores universitarios y las y los estudiantes de izquierda, llegarían a la sede del Mppeu y, a diferencia de la marcha de la derecha fascista, no había autoridad alguna del ministerio que los recibiera. Tremendo gobierno obrerista éste que, discrimina en su atención. Ayer, profesores y autoridades universitarias atendidas con la mayor complacencia; hoy, obreros/obreras, empleados/empleadas y estudiantes revolucionarios con la mayor displicencia. El mundo al revés, como diría Galeano. Mayor inequidad en el trato, imposible!!!

Tremenda semana ésta que, culmina el día de hoy, muchas enseñanzas deja al trabajador/trabajadora universitaria, sus enemigos de clase, por un lado los representantes del Estado burgués, el ministro Calzadilla y la aristocracia sindical, los traidores y, por el otro, la oligarquía profesoral transmutada en autoridad universitaria, la burguesía. Sus aliados, el movimiento estudiantil de izquierda, sin compromisos con el Estado burgués.

Su autonomía y no designio de partido político o poder alguno, es y será, garantía de victoria en sus luchas, por su reivindicación a gozar de una vida y un salario digno…

#DondeEstáAlcedoMora

Una respuesta a Tres marchas universitarias: Tres usos distintos del movimiento estudiantil

  1. Excelente artículo sin ningún tipo de desperdicio…adelante

    Juan C. Rodríguez V
    29 mayo, 2013 at 9:49 AM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.