Ensemillarnos en el conuco y en nuestras prácticas culturales:

Categoría: foto plana |

DibujoEn medio de este acontecer de convulsiones y esquizofrenias, con lutos lamentables en  el seno del pueblo, como es el caso de nuestro Cacique Sabino y las nuevas víctimas que cobró el fascismo mediático de la derecha el 14 de abril. A dos meses de la desaparición física de Chávez el líder problematizador y pacificador del siglo XXI; en medio de las tensiones diplomáticas nada banales nos preguntamos  ¿Qué hacer frente a una política que cada vez nos deja más afuera , una política mal entendida o entendida para otros, violenta, bipolar, mediatizada, con riesgo a ser intervenida y que a veces parece ir rumbo al desastre? ¿Cuál es nuestro rol, mientras se desarrollan los acontecimientos de la disputa electoral y leguleya,  las provocaciones y puñetazos de asamblea y los ocultos y más que silenciosos acuerdos comerciales e inversiones para las mega infraestructuras terrestres y marinas que apuntalan más canales de acceso para las transnacionales y menos vías de comunicación entre pueblos?.  ¿Mientras se pelea la Maria Corina y la Odalys, qué haremos nosotros frente a un modelo depredador, exterminador y desmantelador de las formas de vida campesina?

Nosotros-pueblo, decidimos que ya es muy tarde para ser pesimistas y definitivamente no sucumbiremos al plano de espectadores de la política burguesa, cómo sea y dónde sea vamos en busca de nuestra política desde abajo, a escala humana y con dignidad cultural. Por eso, volvemos a la tierra.

Jornada de ensemillamiento 2013.

Con las lluvias de abril, reafirmamos nuestro séptimo año de formación para volver a la tierra, formación del pueblo para el pueblo mismo, superando la vergüenza histórica que opaca el legado indocampesino y adiestrándonos para la producción de nuestro sustento y el de nuestras comunidades.

El Viernes 26 de abril, bajo el  aguacero vespertino, cumplimos con la cita en el terminal del tren a Cúa, creímos que no seríamos suficientes, que muchos claudicarían, pero en la ansiada construcción de la autonomía comunitaria: Un convencido ya es ganancia y nueve son un batallón, porque participamos por convicción, en tiempos donde todo es por obligación o remuneración.

Llegamos a Cúa cuando el sol se acostaba entre las montañas inmensas, mientras anochecía charlamos y planificamos la actividad para el día siguiente (sábado 27 de abril), La chamana Juana nos contó sus secretos de sanación con las yerbas. El descanso esa noche fue reparador con el té de malojillo, y a las 6am del día posterior comenzaron los preparativos para dar cumplimiento a nuestro plan autogobernante:   Por un lado nos planteamos concretar Un vivero de plantas medicinales, hortalizas, frutales y ornamentales  y por otro lado estaríamos sembrando el maíz, la yuca y la auyama. Salud, energía, fibra, carbohidrato y el vínculo sagrado con el cosmos y las semillas. Una vez cumplidas nuestras tareas, aún sobraba el día para compartir con los niños de la comunidad de potrero cercado: Karelys (13), Zaray (8), Darwin (11), María (10) entre otras personas que compartieron nuestra labor.

¿Qué aprendimos?

Karelys (13) nos contó como había sembrado la auyama: “Me sentí muy bien, aprendí que mientras sembramos nos conectamos con los indígenas y le hacemos un favor a la naturaleza”. Zaray (8) nos contó que ya había hecho viveros anteriormente y que le gustó reciclar los envases plásticos y hacer masetas con papel periódico para sembrar hortalizas, flor de Jamaica, ají dulce, etc. Darwin (11) cuenta –“las semillas que están viniendo están embolsadas, ahora la gente no siembra el maíz, lo compran en paquete, la harina”. Él nos habló de la semilla del algarrobo que está en extinción y compartió su comprensión acerca de las dos formas de siembra que él reconocía: en macetas y viveros y directo en el conuco. Hablamos de la luna, todos los niños presentes nos confirmaron que la siembra se realiza en menguante, “la luna llena no es para sembrar”. Karelys (13) comentó que su padre la invita a sembrar con frecuencia y ella se queda viendo televisión y quizás sea por eso que no sabe tanto como su papá y los hombre de antes que aman la siembra. Estos chamos nos dijeron que tienen un plan: crear un equipo de ensemillamiento, socializar la información en la comunidad y ¿por qué no? Crear también un equipo de cine comunitario.

Cada palabra y cada niño en ese día fue un ensemillamiento , espiritual y cultural, para no quedarnos viendo la televisión (como dice Karelys) mientras la política del burgués nos apendeja,  o tiesos en la cola de algún abasto o algún mercal esperando la PAN harina, o muertos bajo las maquinarias extractivas del carbón y el oro.

Esta es la política de y para nuestras comunidades. Esta es la cultura que no es tan pretérita o extinta como pretenden hacernos ver. Esta es la herencia de la que no queremos seguir sintiendo vergüenza. Esta es la educación de los pueblos en lucha que volvemos por todos los caminos.

 

Los Compañeritos de Potrero Cercado, sembrando plantas medicinales

 

Maximiliano Guilarte conuquero de siempre, enseñándonos a Volver.

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.