Me pica el cuerpo ante la complicidad con el genocidio colonialista israelí

Categoría: Guarureando |

Soy una de las incautas, pero curiosa, que recibió el mensaje en mi celular, acerca de contribuir con el boicot contra los judíos. Desde que me sumé al boicot de las mujeres que no compramos más en FARMATODO, me pica todo el cuerpo y me pica aún más la conciencia, me pica la rabia y la impotencia, me pica lo PENDEJOS que somos.

Si, es una NOTA dermatológica. Soy una de las tantas venezolanas que dejé de comprar la cremita para el cuerpo que vende FARMATODO, ya que era una forma simbólica de solidarizarme con los hermanos de PALESTINA, que año tras año (en un eterno siempre desde el 2003) sufren el saqueo de sus tierras, el bloqueo alimentario y el genocidio que le propinan los perversos y psicópatas del gobierno JUDÍO-Israelí. Lo exclamo con sarcasmo, porque no hay piel, ni humanidad que tolere lo incapaces que somos, cuando queremos serlo. Que falso nos queda el dicho de la solidaridad con palestina.

Los organismos gubernamentales, socioculturales del ASESINO ISRAEL, tienen las puertas abiertas en nuestro terruño desde 1958 y en el nuevo milenio más aún. Ojo, no podemos culpar nada más a los “nazis” de primero justicia, el gobierno nacional es un irremediablemente cómplice, ya que el poderío de halcones israelíes, es tal gracias al comercio que los mantiene.

Si usted Pincha en google una paginita llamada: cámara de economía venezolana israelí (CAVI), que con solo leer el nombre le da picazón a cualquier sensible.

http://www.tuugo.com.ve/Companies/c%C3%A1mara-de-economia-venezolana-israel%C3%AD/1220007665

En ella, comienzas a viajar por una red de sitios que al leer, casi se te olvida que estás visitando uno de los organismos del gobierno que ordenó la masacre de niños, ancianos y mujeres, hace 8 días. Me rasco desesperadamente al leer que uno de los más importantes desafíos de la Cámara (CAVI), es la educación, la alimentación en el mundo y en especial los países latinoamericanos. En Venezuela vienen asesorando desde hace varios años, la agricultura y la seguridad (ver: www.mfa.gov.il/MFAES/…/2000…/CINADCO%202000 y http://www.comminit.com/infancia/node/270281 )

El cuero cabelludo sufre un salvaje escozor al ver el mapa virtual erguido, espléndido en ofertas de estudio y protocolos sociales entre LOS GENOCIDAS y la gobernación de Corrientes en Argentina y en alcaldías venezolanas como Chacao. El pinchazo en la espalda lo sientes cuando revisas la REVISTA SHALOM y miras la foto de una trigueña venezolana, orgullosísima y extasiada por los más de 1600 profesionales venezolanos becados por el gobierno Israelí, que regresan a Venezuela deseosos de hacer labor social comunitaria en distintas áreas vitales para el desarrollo nacional, por ejemplo formación de policías, educadores e ingenieros agropecuarios.

La Urticaria final, es saber que estos sitios WEB no los Jaquea nadie aquí en Venezuela, y que la oficina de la cámara de economía venezolana-israelí, no tiene ni una pintica de graffiti en la entrada, allá en la urbanización El bosque de Chacaíto, Dtto, Capital. Me seguiré rascando el cuerpo… y muriéndome de la arrechera, porque no sabremos explicarle a nuestros hijos cuando pregunten que hicimos (moralmente) para defender los derechos vitales de un pueblo como palestina.

Me mata la picazón al ver que en los pasillos de la realeza ministerial todos alertan sobre la ONG que asesora al cacique SABINO y a los Yukpas para adueñarse del COLTÁN, pero nadie habla de la DESFACHATES con la que caminan los empresarios y transnacionales judías por esos pasillos y por los centros comerciales. Se me escama el alma al ver, como nos abofetean la integridad republicana.

Quisiéramos ser solidarios con Palestina pero no podemos. Ya que nos pisotea el principio de unidad de las potencias en la ONU y su exclusivo derecho a VETO, nuestra economía socialista robusta se sostiene en las bases del poderío financiero judío mundial. (que sin duda incluye a nuestro aliado: China)

¿cómo se rascan el intelecto y el sentido anticolonialista?… para lo demás nos queda la cera de abeja y la zábila.

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.