Cuba promueve la explotación minera en Perijá

Categoría: ¡Ahí están, esos son!,foto plana |

Niños trabajando en las minas de Coltán en el Congo, después de derrocar a un gobierno para que estos recursos fueran al saqueo transnacional.

La Guarura, Sistema de la palabra libre y militante

Cada uno tiene sus opciones, pero nadie tiene derecho a trasmitir a otros su propia filosofía ante la vida o la muerte. Por eso digo que es tan delicado dar opiniones. Fidel Castro, Aula magna de la UCV, 1999.

Ayer, en el marco de un debate del Programa de la Patria convocado por el Ministerio de las Comunas con los consejos comunales del Municipio Machiques, una asesora cubana aseguró que negarse a la explotación minera significaba volver a la edad de piedra y no aprovechar los recursos que vendrían del desarrollo minero para invertirlo en el desarrollo social del país, que radicalismos habían satanizado la industria minera y que los impactos de este tipo de minas eran mínimos.

Casi de inmediato del publico, hubo manifestaciones de protesta e incomodidad, abierto descontento. La asesora cubana, que se supone estaba aún en la etapa de exponer la metodología y ya adelantaba opiniones para influir en las conclusiones del debate, no esperaba que dirigentes sociales y militantes revolucionarios de base de ese municipio la interpelaran mostrando su desacuerdo con lo que había expuesto de forma tan ligera y en desconsideración absoluta del nivel político de los presentes. Muchos de ellos son compañeras y compañeros  que han vivido en la región una agitación política y un debate abundante en argumentos en contra de esta explotación minera, siendo uno de los mayores logros contra la 4ta República en la región la derrota de los planes mineros aún con las concesiones otorgadas a consorcios transnacionales como MAICCA, COSILA, Anglo American Coal, Interamerican Coal, a la empresa holandesa de infraestructura para el transporte minero Trans coal y más recientemente, en la gestión de Alí Rodríguez como Ministro de Energía y Minas, a la Transnacional Carbones de Perijá, igualmente derrotada por la movilización del pueblo Barí en plena selva.

La Asesora cubana parece que no sabe que nos cansamos de escuchar iguales palabras de Martínez Mendoza y sus aliados de la Vale Do Rio Doce en su intento de meterse en el Socuy.

Aún persiste en Machiques, el espíritu de un movimiento que logró detener el negocio redondo transnacional de 260 mil hectáreas del pie de monte de la Sierra de Perijá entregadas en concesiones mineras por todos los gobiernos viejos y nuevos. Machiques se movilizó junto a los pueblos indígenas de la Sierra de Perijá en dos marchas en el 2005, una realizada en Machiques y otra en Caracas, con todo el conjunto del movimiento popular y de trabajadores autoconvocados. Luego contra la minería en Perijá, se realizó la única marcha social del Foror Social Mundial de Caracas.

Este acervo moral y político acumulado no está hecho de argumentos principistas, ni de complicidades con intereses bastardos, cómo han pretendido asegurar algunos detractores de trastienda y de algunos comentaristas de oficina, sin atreverse a ponerlo en sus discursos públicos. Este acervo está hecho de aprendizajes adquiridos en la lucha consecuente, teniendo la sola influencia de otros pueblos en lucha del Continente, que nos enseñaron a ver más allá de la defensa del agua y de la vida, que nos mostraron cómo ver la ruta de los gigantes ocultos que pretendían y pretenden expoliar nuestros suelos y dejarnos tierra arrasada. Que nos enseñaron que al imperialismo no lo derrotan los discursos, ni la propaganda proselitista, ni el disfraz rojo de los burócratas, ni los estados, ni los gobiernos clientelares, ni los esquemas de integración que reproducen la ruta de control de los monstruos multinacionales. que al imperio lo derrotan los pueblos cuando son capaces de unirse para golpear ahí en las garras cuando este las clave sobre nuestros territorios, cuando las clava donde vivimos y luchamos.

Sabemos, es lamentable, en el marco de la lucha de los pueblos indígenas de Perijá, que Cuba tal vez sea el interesado de menos tamaño en revertir los logros de nuestra lucha, es de suponer que sus plantas de níquel necesitan el carbón que yace en el subsuelo del pie de monte de Perijá, es seguro que China y Rusia son los principales monstruos  que vinieron para sustituir en su lugar imperial a los viejos monstruos transnacionales de origen inglés y norteamericano. Pues no sólo es carbón lo que hay en Perijá sino fosfato, coltán y uranio. Suponemos que para actuar de esta manera ha ocurrido un cambio bien drástico de lo que conocemos en la militancia de izquierda cómo la solidaridad entre los pueblos y el internacionalismo antiimperialista. A esos principios históricamente compartidos seguramente aún con miles de militantes cubanos y tanta gente de ese pueblo, se sobreponen los intereses de un estado militar burocrático que hace todo lo que sea necesario para sostener no una revolución, sino para sostener su poder a pesar de renunciar a los principales preceptos que sostienen la revolución en ese país.

Sólo así podemos entender no solamente este incidente sino una serie de incidentes mas que frecuentes donde operadores cubanos hacen gala de un pragmatismo atroz, de una indigna desconsideración a los nuestros, que luchan y creen en este proceso de cambio.

Cuba por necesidad o por fatalismo se ha convertido en un outshourcing de los varios convenios con los que nuestro estado gobierno suple la ausencia de una política compartida y hecha con la gente, construida con los realazos de la renta petrolera. Cuba en particular, involucrada en la política social, suple,  en muchos casos con gran éxito, la política social de las misiones que ha sido clasificada por nosotros en el 1er seminario internacional por una Integración Suramericana, desde Abajo, cómo la tercerización de la exclusión. No cambio la gobernabilidad, ni al estado burgués, pero invierto un porcentaje importante de la renta en suplir desde afuera servicios y bienes que mejoren la calidad de vida ilusoriamente de los sectores más desposeídos, pero que dependen de un internacional que las suple y se puede ir al carajo en un tris toda la ilusión, porque la gente no está empoderada realmente, porque no hay control popular y administrativo de los supuestos derechos conquistados, porque los administradores están contratados, porque en nombre de las misiones te chantajea hasta el candidato a concejal más miserable.

Sabemos que la naturaleza del plan minero actual debe ser atroz, pues en la 4ta república derrotamos un plan que estaba a la disposición de la opinión pública, que sectores muy diversos apoyaban y muchos otros confrontaban en un debate que con habilidad pudimos hacer lo más público posible y que contaba con la decidida oposición de amplios sectores de la población asentada en los territorios comprometidos y fundamentalmente con la resistencia férrea de las comunidades indígenas de Perijá que ya tenían claramente levantadas sus banderas territoriales para oponerlas a la voracidad imperial. Pero del plan actual, o actualizado, por el militarismo corporativo venezolano, obvio lacayo agazapado del imperio, nadie habla ni expone razones en la opinión pública, nadie describe ni publica para consideración de los pueblos lo que se tiene planificado para Perijá y otras regiones del país cómo el Sur de Bolívar y Amazonas, solo unas alarmantes líneas nos madrugaron sin aviso en el mismo programa del candidato de la Patria que ahora también se pretende discutir en un dudoso proceso “constituyente” que lo refrende definitivamente bajo el control absoluto de operadores oscuros,cómo esta compañera cubana en Machiques y de organizaciones que han devenido vergonzosas escuelas de burócratas dogmáticos de tres lineas y corruptos de migajas cómo el llamado Frente Francisco de Miranda.

Hemos aprendido con cifras, que ninguno de estas industrias extractivas pueden ser rentables  viendo el negocio desde el país, sólo son negocio para la langosta transnacional y que sería inmoral y colonial considerarlas en función del pago de deudas. que la participación de Venezuela será subsidiar su extracción e infraestructura de traslado fuera de nuestras fronteras, con el único negocio rentable que aún ahora tenemos, la extracción y refinamiento de petroleo.

También hemos aprendido que estos proyectos mineros ambicionados por distintos saqueadores imperiales, no son nuevos y hacen parte estructural de la IIRSA y del PPP, planes de reordenamiento del territorio en función de garantizar la extracción de recursos de nuestro continente de manera más eficiente a la garantizada por la administración de los viejos estado nacionales. Que el alto gobierno no habla sino de obras mientras ejecuta la IIRSA en los planes de infraestructura que vemos en ejecución en todas partes.

Sóĺo esta voracidad minera del militarismo corporativo lacayo, explica la impudicia con la que se actual al invertir dineros en el plan yukpa con la única intensión , ya está más que claro, de desmantelar la resistencia de los pueblos indígenas que tienen asiento ancestral sobre estos yacimientos codiciados. Plan que es parte del Plan militar y de infraestructura de avanzada llamado Plan Perijá. Por eso hemos insistido en ver más allá de los actos criminales de la oligarquía latifundista en la lucha de Perijá.

Convocamos a la movilización popular para parar este plan. Sabino Romero de Chaktapa nos ha marcado el camino.

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.