Con la verdad ni ofendo ni temo

Categoría: Sin categoría |

Por: Nelson Jesús Lanz Fuentes

Posiblemente este artículo no sea publicado por los amigos de Aporrea. Si es así, yo  respeto su decisión. Pero yo no  me puedo quedar
callado con lo que veo y escucho directamente del pueblo. No me guío por Globovisión ni VTV. Tampoco por lo que dice el Nacional, el
Universal, VEA o el Correo del Orinoco. No, mi fuente de información es la calle donde se escucha la verdadera voz del pueblo. Se que mis
artículos no son bien visto por los aduladores y burócratas del PSUV.

Tampoco por algunas de las personas que escriben en Aporrea,  mucho menos por la casta de intelectuales quienes si tienen el privilegio de
que todos sus artículos (no importa la cantidad) sean publicados en esta página.

Yo no soy como ellos. No soy de los que dicen que los trapos sucios hay que lavarlos dentro de casa. Lo dicen como si la hediondez de esos
trapos  no cunde en toda la comarca. Como si fueran muy fáciles de ocultar. Yo no puedo ser obediente, disciplinado y subordinado a las
decisiones de un solo hombre cuando este hombre está equivocado, sobre todo este hombre ha equivocado el rumbo del socialismo. No puedo de estar de acuerdo con la forma conque este hombre escogió los candidatos a gobernadores. No puedo apoyar a una cúpula del PSUV
arrogante, soberbia, engreída, sectaria y oportunista. No puedo aceptar que mi voto haya servido solo para las apetencias de esa cúpula.

Yo no soy como ellos: los lisonjeros, aduladores y vividores del estado que no ven nada malo en las ejecuciones del gobierno. No soy como ellos que son incapaces de criticar la corrupción, el nepotismo, la ineficiencia y la mediocridad que existe dentro del alto y bajo
gobierno. Todos ellos, viven de la buena imagen que aún conserva el presidente en el pueblo venezolano. Todos ellos viven del voto de un
pueblo confiado y atado emocionalmente a Chávez. Todos ellos gozan de las delicias del poder sin importarle para nada el clamor de los que
pedimos a cada rato que se le de un parao a la inseguridad. De los que estamos cansados de pedir que arreglen las troncales nacionales,
carreteras y vías de penetración de cada ciudad y pueblo de nuestra nación.

No camaradas, yo no soy como ellos. No me puedo quedar callado cuando veo que mis queridos Valles del Tuy están en el más completo abandono, gracias a los cincos alcaldes “Revolucionarios” que tenemos en los municipios. En esta zona todo es un caos. Los servicios de agua, electricidad y vialidad son un tremendo fracaso de estas administraciones. Todo, por que el gobierno junto con la empresa
privada han construido miles y miles de viviendas y ni una sola escuela, un solo liceo,  una sola universidad. Los Valles del Tuy
sobrepasan el millón de personas y ni siquiera hay la mitad de las instalaciones educativas que nenecita para tan alta cantidad de
habitantes.

La política de transporte para movilizar tan alta cantidad de personas ha sido un fracaso total de este gobierno. El ferrocarril fue
construido sin previsión alguna para el futuro. Ya no se da abasto para transportar ni la mitad de los que utilizamos dicho tren. El
servicio es pésimo. La seguridad igual. Hoy por ejemplo (esto lo viví, no me lo dijo nadie) los usuarios hastiados de tantos atropellos por
parte de sus funcionarios y del retardo en la llegada de los trenes, se amotinaron y dañaron una parte de la estación de Cúa, sobre todo
las boleterías. Lo sucedido hoy, era cuestión de tiempo.

Como es posible que tengamos que esperar en las horas picos veinte o media hora entre cada tren. Como no hay vigilancia todo es un desorden y la gente toma el tren a empellones y empujones. Los abusadores y coleados hacen de las suyas. Lo sucedido hoy, es un aviso para los mediocres que gerencian  este ferrocarril. Todo tiene su límite, la gente explotó y pasó lo que pasó. Por cierto escribiendo este artículo
escuché a un funcionario al funcionario del IFE Gustavo Gómez en un canal privado  y a otro (no recuerdo su nombre) declarando vía
telefónica a VTV. Ambos sincronizadamente dieron la misma versión, pero no dijeron para nada que cuando llegó la guardia, esta lo hizo
disparando llenando de huecos los techos de entrada de la estación. Tampoco dijeron que hirieron a un usuario. Que llegaron como si fueran para una guerra. Todos estaban uniformados tipos Robocop  o sea armados hasta los dientes.

Como se puede callar esto. Como se puede callar tantas cosas negativas que se ven, pero que nadie dentro del PSUV se atreve a denunciar.
Todos guardan un silencio cómplice. Nadie se atreve a decir nada. Ningún funcionario -alto o medio- del gobierno es capaz de decirle al
presidente: Presidente, me parece que lo que usted está haciendo está mal. NO, para todos ellos el presidente es infalible, un Dios que
nunca se equivoca. A eso se debe que muchas de las cosas dentro del gobierno marchan mal: nadie se atreve a nada.

A mis amigos lectores les digo como al principio, que a lo mejor este artículo no sea publicado. A los camaradas de Aporrea, solo les puedo
decir que yo tengo mis principios y mi conciencia y ustedes tienen sus reglas las cuales respeto. Yo, seguiré escribiendo si ustedes me lo
permiten sin cambiar para nada esos principios.. De parte de ustedes queda que yo pueda seguir enviando mis escritos. LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES Y YO CON ELLA NI OFENDO NI TEMO.

2 respuestas a Con la verdad ni ofendo ni temo

  1. Es muy cierto lo que escribe en este aritulo Nelson, escribanos al correo del blog cccabimas2008, http://www.cccabimas2008.tk ccc2008mcy@gmail.com para darle espacio a su opinión critica desde adentro, desde las bases.

    cccabimas2008
    21 octubre, 2012 at 9:42 AM
    Responder

    • Gracias por su comentario. Igualmente agradesco su invitación la cual agradesco mucho. Les estaré enviendo mis artículos

      nelson lanz
      22 octubre, 2012 at 8:10 AM
      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.