Sabino en el Monte

Categoría: foto plana |

La Guarura, Sistema de la palabra libre y militante

Mientras escribimos esta nota editorial, Sabino Romero Izarra cumple su destino, hace lo posible para no ser atrapado por las comisiones del ejército que intentan detenerlo, o cómo se aseguró en la oscura reunión de Fuerte Macoa, en  “buscarlo debajo de las piedras”, “cazarlo como un perro”, “matarlo si no se entrega”. reunión en la que el general Mota Domínguez, presidente del INTI, se reunió con este sanedrín clientelar improvisado a punta de migajas que constituye el tren de funcionarios yukpa del MINPI y del MRIJ encabezado por el Viceministro Hilarión Romero, personaje dispuesto a lo que sea para mantener su cargo. También le garantizó a Fegalago que Sabino pagaría.

Esta decisión de Sabino lo pone a la altura del símbolo en que se ha convertido para un movimiento popular que pugna por rehacerse y despertarse en las luchas para garantizar que no se haga una “revolución” en nuestro nombre sino que podamos dirigirla colectivamente ante de que sea tan tarde que la historia pase la página a favor de los que dentro del gobierno y en la acera opositora, en la burocracia clientelar o en la derecha sedienta, esperan sin vergüenza para hacerse de todo y entregarlo al mejor postor. Todos ellos juntos frente a nosotros que vacilamos en tener palabra y fuerza propia, frente a nosotros que guardamos envuelto en un trapo el corazón rebelde, nosotros que vacilamos en la crítica cómo si ella pudiera hacerle daño a nuestras metas verdaderas, ellos frente a nosotros actuando con asombrosa coherencia, ellos los militares empresarios del gobierno y los banqueros opositores, Ellos, Arias Cárdenas y Pablo Pérez, consecuentes amigos de la oligarquía ganadera y de las transnacionales mineras, actuando en consecuencia con planes inconfesables en Perijá, Ellos frente a todos nosotros, ellos los hijos de puta, los hijos de la gran puta.

Sabino está desde esta noche en el monte, no sabemos cuantas horas podrá sostenerse, cuento tiempo, pero el tiempo del perseguido puede ser un minuto y es toda la vida, Sabino que habla con los pájaros, que nunca imaginó otra vida que no sea la de la Sierra, que nunca pidió limosna en las calles de las ciudades, sabe que además del canto de los pájaros, el monte está lleno de ojos delatores.

Ya sabemos que la orden es detenerlo a cómo de lugar, pero no conocemos el papel firmado y sellado de esa orden, cómo nunca vimos la orden de detención contra el y Alexander Fernández, ahora mártir de la lucha por los territorios, hasta que apareció por casualidad en el expediente de aquel juicio vergonzoso en el que todos los testigos de cargo mintieron por dos años para después, obligarse todos a decir la verdad en lo que tal vez sea uno de los extraños casos de justicia verdadera en estos largos años de democracia puntofijista y bolivariana. El juicio por su justicia propia a los implicados en los sucesos de Guamo Pamocha, realizado en el Tokuko bajo el liderazgo de Reina Ubiritchi, hoy depuesta en un movida clientelar de su condición de cacica mayor de las comunidades del Tokuko.

Cuando señalamos aquí a los hijos de puta, lo hacemos porque es un deber sagrado, alguien tiene que hacerlo carajo, siempre hay quien nos pide pruebas, alguien que nos pide confirmación y objetividad de escuelita de comunicación social. Nosotros siempre les decimos que los pueblos cuando no tiene justicia propia, tiene que instalar su voluntad colectiva en la crítica digna, en el sacrificio y en la revuelta. Así lo hicimos hace 23 años y aún la aspiración de justicia propia, que le niega el estado gobierno a los pueblos indígenas incumpliendo la ley bolivariana, tampoco es verdad para las mayorías populares. Porque , por favor, no luchamos para que superman haga justicia por nosotros sino para mandar a todos los supermanes y capos de las tribus judiciales a la mierda.

Hablamos de esto para contarle a los que nos lean una historia que solo el sonido de la resistencia repite, una historia venezolana silenciada por todos los medios privados y públicos y tratada con muy poca consecuencia por nuestros propios medios populares en la errática locura de las migajas en la que se les va la vida. Por eso reiteramos el recuerdo de los hechos, por es repetimos y volvemos a hablar de los mismo, para eso es que suenan las guaruras en esta noche del 17 de octubre del año 2012, a 23 años de nuestra rebelión popular.

¿Qué juez emite la orden mientras duerme?, ¿qué reuniones se hacen a esta hora en Fuerte Macoa?, ¿qué teléfonos se levantan para dar las órdenes?, ¿que idiomas se hablan para contratar a los judas de esta noche?. Mientras así sea, quién manda es Caifás y las corporaciones. No los pueblos.

Nos cuenta un amigo que el vió personalmente a los yukpa de Shaktapa (los de Sabino) trabajando en la movilización electoral del 7 de octubre y vió cómo aquel traidor perdido por los funcionarios del Ministerio de Relaciones Interiores descansaba en su hamaca, Olegario Romero cacique de Guamo Pamocha, antigua Hacienda Cusare, recuperada por la gente de Sabino y entregada para defenderla cómo tierra colectiva a este Olegario, que hoy declara envenenado contra su viejo compañero. También vimos a Jesús Terán funcionario del MINPI, tomar apoyado por los ganaderos el FONDAS de Machiques en vísperas de las elecciones presidenciales. No comentamos esto para destacar el chavismo de Sabino ante la hipocresía de los vendidos del pueblo yukpa, que los hay en todos los pueblos, sino para que aprendamos juntos, si es posible, que no son los lados del poder los que definen los contrarios sino que podamos pararnos de frente y decir: mi corazón es el de los mios y el de mi comunidad, no soy ni seré de ellos nunca, que vengan por mi, que vengan por nosotros.

Algun@s compañer@s no entienden que significa el pago de las bienechurías que piden los yukpa, aún no lo entienden, y lo hemos explicado varias veces, ven cómo sospechoso que aquí repitamos esa solicitud de las comunidades, y se aferran a la idea de que no se le debe pagar nada a estos ganaderos latifundistas. La Ley Orgánica de Pueblos y comunidades indígenas aprobada por la Asamblea Nacional garantiza indemnización a los terceros dentro del territorio indígena de esta manera, no están los yukpas en lucha pidiéndole al gobierno por los ganaderos, están tratando de tener una solución en paz reclamada por la propia ley, frente a la Oligarquía ganadera del Sur del Lago, la más violenta y asesina de este lado de la frontera. Una Oligarquía que endeudó sus haciendas y se comió el dinero sin producir, una oligarquía que practica la ganadería mas atrasada en la mayor parte de su predios, una oligarquía cuyos abuelos iban a misa y luego salían a matar motilones y a violar mujeres, una oligarquía cuya peonada colonial se hizo a la imitación y en odio a los indios de los patrones. Una oligarquía que pacta con el paramilitarismo colombiano como quien visita a los primos más queridos. Que cree de verdad que el despojo es un trabajo honrado y una herencia noble y que media vaca por hectárea los hace hijos de Dios. Así piensan y así viven, hacen chistes de odio con infinita gracia, ven a los yukpa  y a los Barí cómo perros sarnosos o cómo mascotas. pero esta Oligarquía tiene dirigentes de oposición y altos funcionarios públicos, tiene generales opositores y chavistas, tiene alcaldes rojos y escuálidos. Y sus “derechos” sobre papeles fraudulentos, fueron discretamente garantizados en la ley bolivariana. ¡quién es el dueño de las notarias y registros? ¡quién era en la cuarta? ¡quién en la quinta república?  A esta ley se aferran los pueblos que aparte de la testarudez de Sabino y algunos pocos dignos son comunidades diezmadas por las enfermedades, el hambre y la pobreza. Con problemas contagiados por sus vecinos y colonizadores. Le decimos a los compañer@s preocupados por tan reformista consigna que sólo sostienen los yukpas en lucha, que no son todos, que es un consigna de sentido común si el diálogo y la presión al estado gobierno puede evitar más matanzas y darle tiempo a las comunidades para reconstruir su dignidad hoy quebrada no sólo por los violentos de la derecha terrateniente, sino por un estado-gobierno que está empeñado en destruir su gobierno ancestral y quebrar su resistencia a favor de los planes mineros que en el 3er objetivo histórico se confiesan para Perijá y el Sur de Bolívar y para insistir en un desarrollismo antisoberano al ejecutar los planes de infraestructura inconsultamente suscritos en la llamada Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA).

Tierra para los indígenas, sin minas y sin hacendados es la consigna original de esta lucha. Algunos de los compañeros no pecan por dogmáticos incautos al juzgar esta consigna, no por estar  atrincherados en la idea sin carácter, esperando a que los alcancen los pueblos, sino peor, nos señalan creyendo en la reforma agraria y en la guerra al latifundio que ha sido consigna gubernamental. Retamos a los campesinos en lucha, que los hay, que evalúen cómo verdadera y favorable para la democratización de la tierra lo que el gobierno ha hecho,  si vamos más allá de la esperanza que sostiene los movimientos campesinos. si el costo en vidas de esta lucha se compensa con lo que el gobierno avanza, si los grandes predios expropiados están en manos de las organizaciones de base. Después de trece años sólo tenemos la misma esperanza y la conciencia que nos permite ver la traición definitiva que se traduce de las palabras del reciclado Ministro Juan Loyo cuando dice que hay que cerrar el ciclo de una reforma agraria que realmente aún no termina de arrancar y menciona el entendimiento con los “productores”. Juan Loyo como Nicia representan el tipo de funcionario que se pone cuando se quiere que nada suceda, o para no ser tan duros que suceda algo, pero sin que la gente se meta. la gente de adorno y de fondo de pantalla.

Para el funcionario promedio chavista, igual que para el escuálido, el juicio a sabino y a los yukpas por justicia propia no es una victoria de los pueblos originarios, ni de la Constiutción y las leyes bolivarianas, sino una concesión política que le dió pie a otros a envalentonarse y reclamar. así ‘nos los dijo con aire de certeza Pablo Páez Gaffe, director de MRIJ y responsable del Plan Perijá en ocasión de las protestas que hace tres semanas hicieran las comunidades barí la condena a seis años por narcotráfico de un barí de Boksí en un evidente falso positivo montado por militares mafiosos del TO2.

El Estado Gobierno militar corporativo trabaja para los Chinos y los rusos, limpia el terreno donde habrán las minas, por eso no hay funcionarios dignos, e incluso llegó a contratar opositores y sionistas para la tarea de la demarcación de los territorios indígenas cómo Mauro Carrero y Daniel Castro Aniyar. Le puede molestar a mucha gente que Pablo Hernández titule su artículo de ayer diciendo que: “el gobierno venezolano extermina a los yukpa” pero que otra cosa se puede decir de semejante inventario de omisiones, acciones, inversiones, violaciones y desafueros, inexplicables si no por la conspiración transnacional lacaya que estamos denunciando. debemos agregar que quienes desde esta lucha expresan su solidaridad señalando a los ganaderos solamente, cometen una omisión que llegados a este punto es vergonzosamente cómplice de lo que en el recuerdo de mas de treinta años de acompañamiento a esta lucha es el momento más difícil en relación con la intervención del gobierno. ante venían a exterminar a las comunidades, ahora lo hacen igual, pero con créditos e imposiciones organizativas que destruyen la cultura y las instituciones propias, que instauran en las comunidades indígenas la división social del trabajo, creando pobres y ricos, que desarrollan urbanismos en la selva que a la corta convierten en destructor al que antes vivía pobre pero en armonía con la naturaleza.

Sabino está en el monte, sería un milagro que lograra sostenerse ahí, el sabe salvarse de las serpientes, pero no de las culebras de la traición, sin embargo, pase lo que pase reivindicamos su imprudencia al tomar la decisión de recuperar la hacienda Medellín, reclamada por los yukpas del Yaza en un momento tan desfavorable. En un año apenas le mataron a cinco hermanos, entre ellos a su compañero Alexander, fiel y protector de Sabino en la cárcel, sus hijas han sido viudas rápidamente y sus hijos se han salvado de atentados, viven rodeados por un odio exterminador promovido por la clase ganadera y por algunos ministros como Tareck y Nicia. Parceleros wayúu, antiguos peones, que alternan el color de sus franelas según el viento que sople, le muestran niñas violadas por Sabino a funcionarios incautos que regresan asombrados a contar historias, pero ninguno a denunciado nada, camino fácil para condenarlo ya que todos lo fiscales de Machiques han estado dispuestos a hacerle sicariato judicial al cacique de Shaktapa. reivindicamos la decisión de Sabino así nuestra cabeza no sea la de el que es la que está en peligro, porque la raíz Caribe nos dicta un sentido común que nos une con el,con Zenaida y con los suyos: para que esperar a que nos saquen de la cama a media noche para dispararnos a los ojos, porque despertar para morir si podemos morir luchando, si podemos morir despiertos.

Por el camino de las comunidades
Sabino marca el camino.

3 respuestas a Sabino en el Monte

  1. Que malas noticias. Y yo que pensaba que Vivíamos UNA PATRIA NUEVA.
    Ah! por supuesto que el Comandante Presidente no sabe nada de esto. Seguro que estos Milicos andan pr ahí persiguiendo a Sabino y acosando a nuestros Abuelos Ancestrales YUKPAS por iniciativa propia.

    Hasta Cuándo?

    Luis González
    18 octubre, 2012 at 10:22 AM
    Responder

  2. Una vez mas un Hermano INDÍGENA es perseguido por un Gobierno que se hace pasar por respetuoso de la Causa Indígena… me pregunto ¿DONDE CARAJO ESTÁN LOS CHAVISTAS QUE SE MATAN, POR DEFENDER A CHAVEZ, PORQUE SEGÚN ELLOS ESTÉ NOS DEFIENDE?

    JGERLADO
    18 octubre, 2012 at 3:56 PM
    Responder

  3. Da impotencia, rabia, dolor casi físico el leer como se violan los mas sagrados derechos de quien el único delito ha sido el de reclamar y luchar por lo que considera justo; por la tierra ancestral, por la Pacha Mama. Duro saber que en estos tiempos de revolución se pueda cazar a un hombre de la manera más vil. Y entonces¿de cuáles valores hablamos? ¿de cuál soberanía? ¿de cuál patria?

    Carmen Barreto
    24 octubre, 2012 at 5:29 PM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.