La tragedia de Amuay y nuestro compromiso con la verdad

Categoría: foto plana,Guarureando |

Aana Caona Emiliana

La Guarura, Sistema Comunicacional Libre y Militante

Frente a los últimos acontecimientos ocurridos en la refinería de Amuay, debemos en primer momento manifestar nuestra conmoción y dolor,  y  expresar solidaridad a las víctimas y a sus familiares.

En un ambiente libre de la insania mental de la politiquería, un desastre de esta magnitud obliga en forma inmediata a guardar un respetuoso silencio para atender sus consecuencias y ofrecer apoyo material y moral a las víctimas.

Seguros estamos que esta ha sido la reacción inmediata de una gran mayoría de los venezolanos, quienes sienten estos hechos como parte de una tragedia propia que enluta a los habitantes de un territorio amado por todos, y cuyo sufrimiento nos reta desde todos los ángulos posibles, como un requerimiento humano impostergable.

Extraer conclusiones apresuradas sobre los hechos y difundirlas como matrices de opinión que se incorporan dentro de la contienda electoral, no sólo revela una falta total de sensibilidad humana frente a la muerte de estas personas y el dolor de sus familiares, sino también una triste perversión en la forma cómo enfocamos la realidad cuando ésta no nos afecta desde el plano personal e individual.

Habría que repetir con aquel poeta británico de principios del siglo diecisiete, John Donne, aquellos versos que declamaban: “Ningún hombre es una isla entera por sí mismo. Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo. Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia. Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.”

Luego corresponde asumir con sobriedad y racionalidad los hechos: esclarecer las causas e identificar las responsabilidades. Gesto asumido estoicamente por el Gobierno Nacional a través de las declaraciones de sus voceros, y en especial, por el comunicado que el mismo Presidente de la República dirige a la nación.

Desde estos espacios, apoyamos la conducta sobria y respetuosa del Gobierno Nacional y hacemos un llamado de alerta a todos nuestros compañeros de lucha, para que no incurran en las mismas trampas de pensamiento exhibida por opositores irracionales, quienes no sólo irrespetan el dolor de las víctimas de este evento, alegrándose o endilgándole calificativos, sino que especulan sobre sus causas sin esperar el resultado de las investigaciones técnicas que deberán llevarse a cabo.

Por otra parte, atribuirle un carácter intencional o de saboteo al suceso, sin tener bases serias que respalden esta aseveración, no es más que la expresión del mismo problema mental que sufre la oposición venezolana. Y es también una manifestación de insensibilidad que no nos es permitida a nosotros, llamados a la construcción de otra forma de hacer política y de refundar repúblicas.

Si estos hechos son producto de la falta de previsión o mantenimiento, como ha ocurrido ciertamente en otros escenarios, no podemos silenciar los errores y ocultar nuestras debilidades. Nuestro deber es señalar la falla e identificar y sancionar a sus responsables. Sólo así podremos seguir transitando por un proceso verdaderamente revolucionario.

Un abrazo fraternal a los sobrevivientes y a los familiares de las víctimas fatales de la explosión de la refinería de Amuay, así como la expresión de nuestra confianza plena en la superación definitiva de las causas que hicieron posible la tragedia.

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.