De las paradojas al sarcasmo

Categoría: Sin categoría |

 

Por: Jessie Blanco.

Mientras las compañeras de la Araña Feminista marchan por la inclusión de la equidad de género en la nueva  Ley orgánica del trabajo (LOT)… Inamujer viola los derechos de las mujeres trabajadoras.

El 08 de marzo ya tan sonado y celebrado como el “Día Internacional  de la mujer”, el colectivo de la Casa de Abrigo “Argelia Laya”, (valga señalar la primera casa de abrigo creada en nuestro país para refugiar a mujeres en situación de violencia extrema, promovido por las feministas del estado Aragua y el apoyo de la entonces Presidenta del INAMUJER, María León); saca un comunicado denunciando el despido injustificado y el acoso laboral de las autoridades actuales del INAMUJER contra un grupo de trabajadoras que han sido un referente en la lucha por los derechos humanos de las mujeres en nuestro país. En el cual develan, no sólo, el uso panfletario de la igualdad de género y la pésima asimilación de las políticas de igualdad por parte de las actúales  autoridades del Minmujer, sino la perversa ignorancia  de la actual Ministra en cuanto a las luchas y las conquistas de los derechos de las mujeres en nuestro país, lo que le hace un flaco servicio a este proceso de transformación que vivimos y a las conquistas en sí mismas, del movimiento de mujeres, a lo largo de estas últimas décadas.

¿A quienes  despidieron y por qué?  María  Rivas fundadora de la casa, (10 años de servicio),  de origen campesino  inmigrante , nacionalizada, negra, enferma, en reciente   duelo  por la  muerte  de  un hijo  con el marido enfermo, Marvi García  facilitadora   rehabilitándose de  una  operación (siete  años de  servicio a  la  casa), Mercedes  Hernández  psicóloga, estudiante de maestría en estudios sobre la Mujer  porque se opuso al interventor  abusador, Mariana Yonusg , fundadora de la casa, (10 años de servicio) recién trasladada al programa de  embarazo temprano por  problemas  de salud   que  provocan  su discapacidad,  estudiante de   post grado con un proyecto de  tesis en genero y Ramón Parra sospechoso  de  solidaridad  con  las compañeras , la mayoría  a  pesar de los años de servicio  son trabajadoras contratadas.

Los  pretextos  esgrimidos   por el   Director de recursos  Humanos  Robert Bermúdez a través  de  su asistente  fue  La edad de las compañeras,  los reposos (cabe señalar producto de las mismas condiciones laborales y que han sido justificados) , sin contar con el despido injustificado y sin argumento de la  psicóloga   a quien no le quisieron explicar las  supuestas   causas , pero es bien conocido     que  fue  por defender   a  una  usuaria del  acoso sexual que  le  hacia  el interventor machista  que  impusieron en  la  casa de  abrigo. Así que  mientras  Chávez se declara  feminista  y crea   programas   sociales para   proteger  a las  mujeres de la  tercera  edad  discapacitadas y mientras  esta   revolución esgrime  un socialismo humanista, solidario, con equidad de   género en esta   institución, que debe ser la primera garante de la defensa de los derechos humanos de las mujeres,  ejecutan   despidos injustificados  bajo  criterios  capitalistas  neoliberales. Los seres  humanos son  desechables cuando el patrón no los  considera aptos. No importa  su trayectoria de  años  de esfuerzo  y aportes  al proceso y a la  institución,   Lo alarmante es  que esto  es  dicho  y hecho  sin el  más  mínimo  asomo de escrúpulo lo que nos   habla  en que  su lógica  están convencidos  y convencidas de  tener  la  razón y estar  haciendo  lo correcto. Esto es lo grave, no hemos   avanzado en la  construcción de  esa  otra  subjetividad  que  nos permita profundizar en el proceso revolucionario.

En este sentido, existen varios aspectos a los cuales considero que el movimiento de mujeres debe meterle la lupa, más allá del maniqueísmo político que nos entrampa en luchas patriarcales ajenas a lo que hemos querido soñar desde nuestra propia sororidad.  Una de ellas es la descontextualización,  desemantización  y despolitización  progresiva de las conquistas  históricas de los movimientos de mujeres feministas a través de la asimilación de las llamadas políticas de igualdad de género por vías institucionales, estadales y jurídicas, que merman o desenfocan las luchas de las mujeres en las calles y en las casas, debido al financiamiento progresivo de los programas  trasnacionales con “enfoque de género”. Hoy día mucho se habla de género y poco de las luchas de las mujeres. Hoy en día hay muchas leyes que protegen nuestros derechos pero hay más derechos violentados que antes. Hoy en día el género  se vuelve discurso institucional  con muchas   cartillas y panfletos sobre la igualdad, pero somos silentes y ajenas a las situaciones de injusticias y desigualdades  que ocurren con las mujeres, lo  que muestra el abismo entre la supuesta igualdad formal y la pretendida  equidad real en un sistema de clases privilegiadamente al servicio de la masculinización del poder y;  la repetición automática  de discursos asimilados por  las autoridades que asumen cargos de poder pero que no están sensibilizados con luchas reales las cuales dicen representar. Este problema que parece local y circunscrito a las políticas venezolanas, no es muy diferente a lo que ocurre a nivel de la región de la América Latina. Y nos llama a ampliar la lupa para el análisis sobre la trascendencia de las luchas de las mujeres para la transformación ya no sólo política de un país sino hasta planetaria.

Por otro lado, lo local es global. Cuando  peleamos por los derechos laborales de nuestras hermanas, estamos luchando por conquistas históricas que lograron nuestras ancestras y  que nos dejaron como legado,  para que nosotras  no sólo  lo disfrutemos sino que, estemos en el deber, con las futuras generaciones,  de conservar y  hacer progresar en la ampliación de la conquistas de nuestro derechos como mujeres.  En este sentido, no nos referimos sólo a las mujeres de las textileras de New York , ni a Clara Zetkin a quien le debemos mucho, y de donde se origina la idea de conmemorar el día internacional de la mujer TRABAJADORA ,  sino a nuestras propias conquistas laborales que se ponen en cuestión cuando son violentadas y no hacemos nada al respecto, por el bozal electoral , que nos hace tanto daño  o más que el propio  bozal de arepa que nos impide ejercer nuestra verdadera autonomía como mujeres luchadoras.

En las vísperas de un año electoral cuando el proceso revolucionario más debe sumar votos, muchas instituciones del estado más que sumar, restan y dividen y, ya no sólo con el burocratismo sino con el desmantelamiento de políticas conquistadas por los movimientos sociales que se habían convertido en programas de acción a lo interno de las instituciones.  La oposición aprovechará para argumentar en contra del Gobierno y beber en ríos revuelto al no tener programación propia de cara a la realidad del país, mientras que los verdaderos responsables desde su ignorancia política útil a la política de la derecha toma un poder que el pueblo como fuerza autónoma ha delegado por su fe y esperanza.

Para transformar hay que ver la realidad de lo que queremos transformar, no podemos cambiar nada ni siquiera a nosotras mismas desde la negación de aquello que nos perjudica y  en este momento, hay que decirlo, sí somos fieles, honestas y leales a los procesos de transformación desde las raíces que nos sostienen: La actual ministra del MinMujer Nancy Pérez no representa los intereses de las mujeres trabajadoras  y me atrevería a decir, que ni siquiera los del mismo gobierno que la sostiene. Una Ministra que cierra las pocas casas de abrigo para mujeres víctimas de la violencia, que engaveta los programas de prevención nacional de la violencia, que violenta los derechos de nuestras hermanas no merece estar en ese cargo, es una ministra contrarrevolucionaria, que le hace un grave daño a nuestra política como mujeres.

En este sentido, Habría que preguntarse entonces  ¿por qué el o8 de marzo se dieron dos marchas simultáneas en nuestra ciudad, una promovida por el   Ministerio de la Mujer, que más que marcha parecía un festín y otra, por la Araña Feminista que agrupa una red de colectivos feministas socialistas. ¿Por qué la Araña Feminista no acompañó la marcha del Minmujer o mejor dicho por qué la Ministra de la Mujer no acompañó la marcha de la Araña Feminista que llevaba una propuesta de inclusión de la equidad de género en la nueva  Ley orgánica del trabajo  a la Asamblea nacional? …Me imagino que estaban ocupados elaborándoles las carta de renuncia a las compañeras de la Casa de Abrigo Argelia Laya!.

Es responsabilidad del movimiento AUTONOMO DE MUJERES  luchar para impedir que hayan retrocesos en los avances que hemos tenidos durante las últimas décadas  Y QUE TANTO NOS HA COSTADO y  hacernos cargo de esta realidad  porque nos debemos  a una lucha que pretende convertirse en una  transformación cultural inter y trasgeneracional que nos trascienda como civilización.

¡LOS DERECHOS NO SE MENDIGAN SE EXIJEN ¡

 

revistamatea@gmail.com

Una respuesta a De las paradojas al sarcasmo

  1. Muy cierto este comentario yo tambien fui victimas de las lacayas que estan por jefas en ese instituto que de feministas no tienen nada, abusadoras es lo que son maltratan al personal , descaradas sobre todo la Judith Lopez

    Martha
    9 agosto, 2012 at 5:11 PM
    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.