Foro sobre Pluralismo Jurídico. Espacio de conversa para celebrar la digna movilización en defensa del pueblo nación yukpa.

Categoría: foto plana |

 

Por: Nicanor A. Cifuentes Gil / Clorofilazul.

En la mañana del lunes 6 de noviembre de 2011 germinan los esfuerzos que, en abrazo al pueblo nación yukpa de la Sierra de Perijá (suroccidente de venezuela), se vienen gestando desde hace más de dos décadas dedicadas a la movilización, a la exigencia de mejores espacios y tiempos para que sea posible la vida buena para los hermanos y hermanas indígenas yukpas.

Demasiado dolor, demasiada humillación no pueden jamás ser resumidas en acto académico alguno pero desde el respeto a las memorias todas, desde la entrega watía (hombre y mujer no yukpa) en procura de bonito y sano destino para los que nos acompañan en esta, la lucha por erigir matria posible, pudo evidenciarse en este día de pluralidad y de testimonio sentido que muchos han sido los desafíos superados en comunión y abrazo.

No se estaba equivocado cuando el acompañamiento, la necedad y el grito urbano argumentado desde nuestros patios, desde nuestras universidades regionales y del país avanzaron junto al clamor y padecimiento indígena que procuraba presencia de un Estado que no cooptara cosmovisiones y que entendiera que ganaba siempmucho si hacía cumplir lo maravilloso del texto constitucional que la patria de Bolívar se dió desde 1999.

Y es ahora que, luego de plomazos, pieles laceradas, alambres límite y territorialidades usurpadas desde el egoísmo y la mala saña que se viene a entender que el indígena tiene derecho a ser, a vivir, a soñar, a ser distinto de este mundo globalizado, competitivo y suicida. En este mutar de los tiempos mucho se debe al escrito watía consecuente, al pueblo indígena empoderado y jamás sumiso que supo otear horizontes y desempolvar la maleva operación canibal que le acorralaba en la última frontera desde tiempos en que en Venezuela se enquisto el general Juan Vicente Gómez en la hacienda de aquel entonces (principios del siglo XX) que era Venezuela.

Reducción del territorio, penetración forzosa de las espacialidades sagradas, deforestación, exploración, explotación y expoliación genocida para hacer a unos cuantos patriarcas dueños de tierras que otrora bosques hoy refulgen de pasto para dar de rumiar a las vacas que luego carne y leche darán al mercado. La niñez indígena yukpa, ojos con lagañitas, estómagos hinchados, pulmonía y tuberculosis, sabe mucho del dolor que se apaga una vez que la muerte cesa todo llanto desesperante.

Cuál esperanza ejercer, cuál sueño otro hacer tangible en territorialidad no reconocida por egoísmos,por artilugios jurídicos, por armatostes bélico – desarrolllistas que en vez de entender la bio y sociodiversidad cuadriculan la vida y la hacen ventajas competitivas para seguir en su estadística capitalista de muerte y lucro.

Así se llega a estos días en los que el Estado gobierno se devela como aparataje que está entendiendo que no habrá patria -ni matria- sin la diversidad de estos débiles de todas las horas, estos débiles jurídicos que desde la maleva mirada paranoica occidentalizada siguen categorizándoles como “salvajes”.

Esta mañana del foro sobre pluralismo jurídico reveló tanto de estos 19 meses de dolo y alevosía en contra de los tres indígenas involucrados en la reyerta acaecida en las cercanías de Guamo Pamocha aquel aciago 13 de octubre de 2009. Olegario, Alexandery Sabino una vez que fueron víctimas de un zarpazo de la justicia ordinaria que pretendió criminalizar, desde la tensión y la mala fe, un proceso justo de ocupación de territorios para avanzar en la autodemarcación de territorios, ahora están avanzando en sus vidas toda vez que la justicia indígena resolvió en escasas 6 horas la resolución de todo el entramado de responsabilidades propias del conflicto.

Escuchar a Sabino Romero Martínez (hijo del cacique Sabino Romero Izarra) erigirse como hombre sabio, paciente y entregado a la lucha en defensa de los suyos nos revela un crecimiento en todo sentido para los que acompañamos este ejercicio de dignidad y resistencia contra las órdenes de un Estado desconocedor de la sociodiversidad en estos espacios de verdor y humedad.

De igual manera revelarnos en asombro ante las tamañas incongruencias montadas en el expediente para culpar a Sabino y así ocultar la verdad, la inmensa verdad que representa desconocer una lucha ancestral, justa, vital por el simple hecho de que todavía priva una visión monista, exclusiva y torpe de la justicia ordinaria nos desafía a todos y a todos los allí presentes (y sin duda a los aliados de toda la patria y el continente) a no desfallecer para que prevalezca el respeto a lo diverso, para que prive la conciencia emancipadora que se alimenta de tanta lección indígena que nos negamos a entender y amar.

El plan de vida de la comunidad indígena yukpa chaktapa, es una obra que sistematiza anhelos desde el método de la hermanandad y la bonita ciencia. Es un libro tejido de colores y palabras que supo apalancar la dignidad y el coraje de investigadores de la Universidad de los Andes para demostrar que el camino se hace juntos, que salvándolos nos salvamos, que la existencia no es sólo para el lucro y el egoísmo.

En los esfuerzos de los investigadores Vladimir Aguilar, Linda Bustillos y Lusbi Portillo (este último antropólogo de la Universidad del Zulia) así como de los estudiantes de derecho de la universidad de los andes se ofrenda un camino que fue transitado en palabra y sueño por la comunidad yukpa de Chaktapa y que se constituye en un importante e inédito sendero a seguir en los días, meses y años porvenir. Ahora hay mucho por que estar agradecidos del esfuerzo individual y colectivo, ahora hay mucho por que estar vigilante toda vez que el Estado gobierno recién inicia un nuevo caminar diferente al atropello, a la humillación y al desconocimiento de las verdades más dolidas de nuestra tierra. De las 140 mil hectáreas que reclama el pueblo nación yukpa para ser, y no para escindirse en “territorio otro” como piensan algunos trasnochados intelectuales capitalinos que no sudan, ahora se tienen desde el día de la resistencia indígena (12 de octubre de 2011) 15 mil hectáreas para trazar nuevos planes de vida ligados a las dinámicas propias de los indígenas.

Para no reconocer su territorialidad, necesario es decirlo, el Estado entrega tierras y aspira (ojalá enmiende en este sentido) a la productividad propia de campesinos y ganaderos. Tocará avanzar, acompañar, escuchar y revisar qué destino será el más propicio para estas tierras, pero ese destino habrá de ser sudado y soñado por los tantos y tantas indígenas a los que se les pospuso siempre la vida.

Ahora, la buena nueva es que Sabino es reconocido, respetado y su autoridad moral está por encima de la guarimba mediática de la cobarde derecha de todas las horas en esta zona del sur del Lago de Maracaibo. Ahora Sabino siembra piñas y está quemado por el sol y ahora hay una senda por caminar entre todos y todas, y esa senda es para el indígena.

Se bautiza pués con maíz, semilla nuestra, las páginas de este libro que es el Plan de Vida de la Comunidad Indígena Yukpa de Chaktapa, que es alma y palabra anhelante de vida digna. La movilización, la penuria, la desesperanza riendieron frutos y ahora el canto de los monos, tantas veces callado por la máquina del ganadero y el finquero, empieza a resonar pues la vida se abre paso y esta es la lección a aprender siempre.

Sana la ecología, sana la montaña agredida por la muerte de quienes siempre la poblaron en procura de vida sana. Ahora es tiempo de revisarnos en plural abrazo, es tiempo de entender que el derecho humano no es pura palabra y que tiene que ver con latidos saneados de la tanta taquicardia que nos ha legado la muerte y la malparidez del que desde su egoísmo visceral niega la risa y el amor por el simple miedo de “perder privilegios”.

No al carbón, Sí a la vida.

Perijá siempre para la vida digna, la vida que se viva en plena vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.