La Margarita de siempre es la musa inspiradora de Augusto Acosta Cosmelli

Categoría: Sonidos, videos y fotos |

DESTINO. BOLIVIANO DE NACIMIENTO Y CHILENO DE FORMACIÓN, AUGUSTO ACOSTA COSMELLI DECIDIÓ ANCLARSE EN NUEVA ESPARTA SIN MIRAR ATRÁS. Viajó mucho por el mundo y siempre regresó a esta tierra insular que captó su mirada aguarapada desde 1977.

YANET ESCALONA

Augusto Acosta Rada es como el mar, con oleajes de más intensidad  a la hora de ser polémico y más sosegado y con una sonrisa a la hora de relacionarse con pescadores artesanales que considera sus amigos. En lo artístico proyecta sus inquietudes a través de esculturas urbanas a las cuales va dando forma en hierro. Busca la esencia en lo intangible, para llevarlo a lo material de una figura en hierro o marmolina.

Llegó a la isla de Margarita en la década de los 70. Aquí se radicó y solamente combinó su existencia con viajes temporales.

-¿Cómo surgió esa decisión de venirse a Margarita?
-Yo salí de Chile en febrero de 1974, entre otras grandes razones por el cambio y la voltereta que dio la política con el golpe de Estado del año 73. Cerraron las universidades y una sombra de angustia oscureció a Chile. Hubo la necesidad de partir.

-¿Quién lo acompañó?
-Al principio me vine solo. Recorrí varios países de América Latina y después escogí definitivamente a Venezuela. Debo decir que entre 1974 y 1977 logré una estabilidad económica que luego me permitió traerme a toda mi familia. Se vinieron mis padres y mi hermana Patricia, quien años después se convirtió en destacada dirigente regional de la esgrima y karate.

Tras vivir en Caracas, Acosta Rada decidió cambiar y así fue como se vino a Margarita a fines del 77, recuerda con satisfacción.

-¿Qué le gustó de la Isla?
-Su gente y cultura. Esa identidad que tiene el nativo y que le brinda autenticidad. En Margarita también comencé a vincularme con el arte. En 1978 hice mi primera escultura en el taller Francisco Narváez que funcionaba en el Complejo Cultural “Rómulo Gallegos”. Se llamó “La Cachúa” (pez) y la hice modelada en arcilla y luego vaciada en marmolina. Fue la obra original que después convertí en una obra urbana a gran escala de tres metros, la cual permanece en el principal puerto de Chile y que allí titularon “El Pez nuestro de cada día”.

-¿Cuáles obras ha sembrado en Margarita?
-A escala urbana está “Hombres de la tierra”, en hierro y bronce, la cual estuvo en donde funcionó el hotel Crystal Garden. Después hubo el Nacimiento (pesebre) montado en el año 2001 en la redoma de Los Robles. El 26 de marzo de este año, por el día de Porlamar fue instalada la escultura urbana en hierro “Hombres del mar”, que permanece frente al Mercado del Pescado en Punda, en Porlamar, como homenaje al pescador y su familia.

VARIOS MURALES
Acosta Rada participa actualmente en proyectos colectivos de artistas, grafiteros, ilustradores, biólogos marinos, pescadores y pintores en playa Valdés (Mariño) para darle color al cardumen. Con algas experimentan para pintar las columnas.

Igualmente apoya la iniciativa de la Brigada Ecologista del Consejo Comunal Brisas del Mar en La Guardia, municipio Díaz, donde intervienen más de un centenar de niños, en esa onda pictórica y de murales.

PERFIL

Nació en Bolivia

Augusto Acosta Rada nació en Bolivia el 11 de mayo de 1952, hijo de Jorge Acosta Cosmelli, de origen chileno y de Silvia Rada Aramayo, boliviana. Formó parte de un hogar bien unido junto a su hermana Patricia Acosta de Ramos, quien residió y murió en la isla de Margarita. “También en esta isla están enterrados mis padres, a quienes traje a vivir conmigo”, dijo Augusto Acosta. Aun cuando en alguna oportunidad trabajó con el comercio, sobre todo en venta de artesanía, su fuerte realmente es la escultura y las luchas sociales, aparte de confesarse amigo del pescador.

 

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.