Indios aislados* de la frontera Brasil-Perú, son amenazados por grupo de peruanos armados

Categoría: foto plana |

Por Maria Emília Coelho, de Tarauacá (Acre)

Cuatro funcionarios y un sertanista¨ de base del Frente de Protección Etnoambiental Envira, financiada por la Fundación Nacional del Indio (FUNAI), en el igarapé Xinane están cercados por grupos paramilitares peruanos armados. En la tarde de ayer, Artur Meirelles, Coordinador del Frente de Protección Etnoambiental del Río Envira (FPERE/FUNAI), y otros dos campesinos que trabajan para el Frente de Protección, fueron buscar más pruebas en el área. Encontraron un campamento al otro lado del río, donde había un colchón, muchos sacos de azúcar, y una mochila con conchas de cartuchos robados de la base y un pedazo de flecha de los indios aislados.

“Los peruanos hicieron cacería de indios aislados, como se sospechaba. Tenemos ahora una prueba cabal. Estamos más preocupados que nunca. Esta situación puede ser uno de los mayores golpes jamás visto durante los trabajos de protección de los indios aislados en las últimas décadas. Una catástrofe de nuestra sociedad. ¡Genocidio!”, afirmó Carlos Travassos, Coordinador General de Indios Aislados y de Reciente Contacto (CGIIRC) de la FUNAI.

La frontera entre Brasil y Perú abriga la mayor población de indígenas en aislamiento en la Amazonia. A lo largo de la historia, estos pueblos han resistido a la violencia de las fuerzas económicas de los procesos de colonización de la selva.

Vistos como obstáculos a la explotación por los seringalistas© y caucheros, estos pueblos comenzaron a ser diezmados por medio de las llamadas corridas§. Los indios que sobrevivieron huyeron hacia las zonas más inaccesibles de la montaña. Hoy, estos indios no mantienen contacto permanente con la sociedad nacional.

Historia de la Invasión

El día 23 de julio, un grupo armado de aproximadamente 40 personas venidas del Perú, invadió la Base de Vigilancia Xinane, del Frente de Protección Etno-ambiental Envira, de la Fundación Nacional del Indio (Funai). El equipo que trabaja en el lugar es responsable de garantizar la protección territorial de los grupos de indios aislados que viven en esta región del Acre, fronteriza con el territorio peruano. La posible invasión fue alertada vía radio el día 11 del mismo mes, por indígenas del pueblo Ashaninka quienes moran en la aldea Simpatia, localizada a tres horas en barco de la Base.

El presidente de la Funai comunicó al Ministerio de Justicia y pidió apoyo de la Policía Federal (PF) y del Ejército. Pero no fue sino una semana después de la invasión, que fue iniciada una operación por parte del Comando de Operaciones Tácticas (COT) y de la CAOP (Coordinadora de Aviación Operacional) en el área, con el apoyo logístico del Estado de Acre y del Ejército. “Dado que la sede de la PF está muy distante, no pudo actuar prontamente, necesitó del helicóptero del ejército. Pero además, debieron haaber mandado efectivos del ejército para participar en la operación, pues se trata de narcotraficantes y de una fuerza paramilitar extranjera”, explica Carlos Travassos, Coordinador General de Indios Aislados y de Reciente Contacto (CGIIRC/FUNAI).

Durante la operación, la ayuda de los campesinos que trabajan en el Frente fue determinante para el equipo de 25 policías de la Policía Federal, ya que consiguieron rastrear y apresar, el día 3 de agosto, al portugués Joaquim Antonio Custodio Fadista. El narcotraficante que actúa en Perú ya había sido capturado en la misma base en marzo de este año por Artur Meirelles, el actual Coordinador del Frente de Protección Envira, y entregado a la Policía Civil del municipio de Feijó.

Luego de una investigación más detallada, se constató que el portugués ya había sido expulso de Brasil, y solicitado por la Policía Nacional peruana, por sus vinculaciones con el tráfico de drogas. La Policía Federal brasilera activó los procedimientos para el mandato de prisión. Después de ser interrogado, fue transferido a la Delegación de Inmigración y extraditado al Perú. Pero ya el mes pasado volvió a la Base del Xinane, supuestamente, en busca de una mochila con droga que había escondido en el área meses atrás.

“Cuando el portugués fue apresado esta semana, se burló descaradamente de todos diciendo que ya luego saldría libre y que además pagaríamos su pasaje de regreso”, contó Artur Meirelles que estaba en el lugar junto al equipo de la PF. El portugués, dice el coordinador de la CGIIRC, que vio el campamento del grupo de aislados Masko-Piro en las cabeceras del río Envira a la mitad del camino. “Pienso que este payaso, además de traficante, es genocida de indios”, afirmó Travassos preocupado.

Existe la posibilidad de que el portugués esté contando con el apoyo de Sendero Luminoso. Los hombres armados que fueron avistados por el equipo del Frente de la FUNAI, y por los indios Ashaninka, estaban vestidos con uniformes parecidos a los del grupo terrorista. En los últimos años, los remanentes de Sendero Luminoso operan en la selva peruana en alianza con narcotraficantes.

Este viernes, el equipo de la Policía Federal retiró a todo su personal de la base. A pesar de que buena parte del equipo tenía la voluntad de continuar la operación, la orden fue que esta debía ser terminada a más tardar el sábado. El sertanista José Carlos Meirelles, que coordinó el Frente Envira por 23 años, y al equipo de la FUNAI compuesta por Carlos Travassos, Artur Meirelles, y los dos campesinos contratados por el Frente, conocidos como Marreta y Chicão, decidieron quedarse en la Base. En la mañana de hoy, fueron dejados por el helicóptero de la operación. “Ya que nadie de este Estado brasilero está dispuesto a quedarse aquí, tomamos la decisión de venir para acá”, explica el sertanista.

La tarde de este sábado, Meirelles envió noticias vía email, pues, a pesar de que la base fue saqueada por los peruanos, internet continúa funcionando: “Los tipos aún están por aquí. Corrieron cuando llegó el helicóptero. Dejaron un rastro fresco. Encontramos vestigios de un mínimo de 6 personas. Tienen saco de dormir, plástico, cuerda, etc. Tienen bosque que fue quebrado hace 15 minutos, escurriendo leche. Los peruanos, el último día de la operación, se quedaron aquí en el bananal frente a la Base, solamente observando la retirada del equipo de la policía”.

El sertanista también envió su mensaje al mundo: “Nos quedaremos aquí hasta que alguien piense que una invasión del territorio brasilero por un grupo paramilitar peruano es algo que merece atención. Somos irresponsables, tal vez. Pero ante todo, existe un compromiso mayor con los indios aislados y los contactados, nuestros vecinos Ashaninka”.

Manifiesto de la Comisión Pro-Indio de Acre sobre la situación en la base del Frente de Protección Etno-ambiental en el Xinane.

Traducción: José Quintero Weir.


* Los Indios Aislados son aquellos pueblos indígenas que han decidido aislarse totalmente para evitar el contacto con los blancos. Se trata, a veces, de descendientes  o de lo que queda de antiguos pueblos diezmados que se internan en lo más profundo de la selva para reconstruir su existencia como pueblos.

¨ Sertanista: estudioso del sertâo, regiones lejanas y muy poco pobladas al interior del Brasil.

© Explotadores del árbol de la seringa que, aunque se parece, es muy diferente al árbol del caucho.

  • § Correría (corrida en portugués), es la eufemística forma de nombrar lo que constituye una verdadera  persecución y cacería para matar como animales de presa a los pueblos indígenas.

 

 

#DondeEstáAlcedoMora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.